Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
s�bado, 21 septiembre, 2019

Esperanza frente al anuncio de la política hacia Cuba

TAMPA -- La decisión del presidente Barack Obama de normalizar las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba ha generado opiniones encontradas en la comunidad local.


Algunos exiliados consideran que el restablecimiento de un diálogo a nivel político solo fortalecerá al régimen de los hermanos Castro y su estrategia de ‘mano dura’ contra la oposición interna. Pero para otros, el anuncio representa un avance esperanzador e histórico que irá al encuentro del ciudadano de a pie y abonará las condiciones de un cambio integral en Cuba.


Una de esas voces que ven con simpatía la apertura de un diálogo más fluido a ambos lados del Estrecho de la Florida es Niurka Calero, de 50 años de edad.


Calero, residente en Tampa, llegó de Cuba hace poco más de dos décadas en busca de mejores oportunidades de vida. Dijo que las nuevas medidas de Washington hacia La Habana son un salvavidas para los que viven dentro y fuera de la isla.


“Considero que este es el paso más importante que se ha dado”, dijo Calero en una entrevista con CENTRO Tampa. “Es necesario ir avanzando en un proceso de reconciliación y posibilidades que se han mantenido sin cambios durante mucho tiempo”.


Obama ha defendido su paquete de medidas hacia Cuba como una forma de intentar ‘algo diferente’ tras medio siglo de distanciamientos y enemistades. Los esfuerzos de la Casa Blanca también están dirigidos a pavimentar el camino hacia la democratización y el ejercicio de las libertades individuales de los cubanos.


El anuncio de Obama respalda la reunificación familiar, alienta el acceso a nuevas tecnologías y expande el campo de las telecomunicaciones, entre otros. El uso irrestricto del Internet es una de las demandas más fuertes de la oposición y la sociedad civil independiente.


En la isla el gobierno cubano mantiene un control casi absoluto sobre el manejo de las redes y restringe el acceso público a la internet con la imposición de tarifas y precios que están fuera del bolsillo de la mayoría.


El uso de una hora de navegación en las redes cuesta en promedio $6 en hoteles y cabinas públicas. En el campo de la telefonía móvil, la vigilancia de las autoridades no deja mucho espacio a un servicio más transparente. Los celulares registrados en el país no pueden bajar abiertamente sitios electrónicos, blogs y programas sin la autorización y el filtro del gobierno castrista.


Rui Ferreira, analista político y experto en temas internacionales, consideró que los pasos de la administración Obama deben servir de ejemplo a la hora de abordar agendas bilaterales.


“Es la última aventura entre los dos países. Ahora (Cuba y Estados Unidos) deben recuperar los más de 50 años de atraso que tienen sus relaciones”, agregó Ferreira. “Es un gran paso que debe servir de ejemplo a otros gobiernos del área que solo miran a Cuba en busca de inspiración. Que comiencen a creer que tener buenas relaciones con Estados Unidos es posible”.


Mientras tanto, la activista comunitaria Marisol Márquez calificó las medidas de Washington de ‘oportunas’ en la solución de problemas que históricamente se han mantenido congeladas.


“Es una buena idea que se puedan abrir las puertas hacia Cuba y los cubanos de la isla puedan mejorar muchos aspectos de su vida”, dijo Márquez. “En 50 años no hemos visto nada productivo y, aunque la pobreza es diferente en la isla, creo que es un paso decisivo en la solución de problemas que afectan a la mayoría”.


Las órdenes de Obama agilizan los trámites y permisos para viajar a la isla, respaldan el uso de tarjetas de crédito y débito. Asimismo aumentan considerablemente los permisos para el despacho de remesas que están destinados al emergente sector de trabajadores independientes del Estado o ‘cuentapropistas’.


El trabajo por cuenta propia es una de las puntas de lanza que el gobierno cubano presentó recientemente para revitalizar el estado de su alicaída economía.


En los últimos cinco meses, más de 15,500 personas se sumaron al trabajo por cuenta propia. El gobierno cubano asegura que el mecanismo se fortalece progresivamente como una opción de primera mano en la economía de un país de 11,1 millones de habitantes.


La elaboración de alimentos, el transporte de carga y pasajeros, así como el arrendamiento de viviendas se mantienen como las actividades con mayor representación de trabajadores autónomos. Según las autoridades cubanas las provincias de La Habana, Matanzas, Villa Clara, Holguín, Camagüey y Santiago de Cuba concentran el mayor número de empleados independientes.


La ampliación del trabajo en el sector privado es una de las principales reformas que el gobernante Raúl Castro actualizó de emergencia para oxigenar la administración de su régimen y compensar la supresión progresiva de unos 500,000 empleos estatales entre 2011 y 2015.


Caridad Alayón, cubana y de 81 años de edad, dijo que la puesta en marcha de las medidas del presidente Obama no llevan un tinte político, sino un sentido humanitario debido a la situación interna en Cuba.


“Me puse muy contenta porque el pueblo cubano está sufriendo las consecuencias”, sostuvo Alayón. “El día a día hablará por sí solo. Hemos visto que el inmovilismo de las autoridades no es bueno. Se necesitan ideas y decisiones para fomentar la libertad en Cuba”.


Alayón agregó que un punto a favor será la generación de ideas y pensamientos de libertad que el pueblo cubano sabrá llevar progresivamente y con buen rumbo.


“Por eso es importante el tema de las telecomunicaciones. Cuando vea cómo se mueven las democracias, ellos van a querer lo mismo”, dijo Alayón. “Cuba no puede estar sujeta toda una vida a una dictadura y a las decisiones de una sola persona”.




Comments