Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
s�bado, 21 septiembre, 2019
NOTICIAS LOCALES

Súper guerrero

LAKELAND - Su estatura varía. Unos días, es más alto; otros, más bajo. Todo depende de qué clase de deporte desee practicar. Para correr, Michael 'Mike' Fradera utiliza unas prótesis que terminan en forma de 'L'; con ellas mide 6' 4". Para caminar, tiene otro tipo de prótesis y con ellas mide 5' 10". Y para bucear, tiene unas prótesis especiales que le permiten saltar desde el bote y pararse en tierra firme bajo el agua. En enero, Fradera desea batir sus propios récords como deportista, en un maratón donde no hace uso de sus piernas artificiales, sino que utiliza sus brazos y pedalea con sus manos una especie de tricicleta o Handcrank Wheelchair. "He llegado dos veces en primer lugar en el Maratón de Disney, y fui primero una vez en el de Miami", dijo Fradera desde la sala de su casa en Lakeland.
En enero, Fradera espera llegar por tercera vez en primer lugar en la Walt Disney World Half Marathon, que se celebra en Orlando, entre el 5 y 8 de ese mes. El medio maratón en Orlando tiene un recorrido de 13.1 millas y el maratón en el que Fradera participará en Miami, de 26 millas. Desde el 2008, ha participado en 18 competencias, con muy buenos promedios, pero confesó que, antes de quedar discapacitado, no hacía deporte. "Sólo iba a casa, me relajaba y me iba dormir", dijo. Fradera sirvió en la Infantería de Marina y en el Ejército estadounidense por 10 años. Contó que perdió sus piernas el 17 de agosto del 2007, en Bagdad, y sufrió quemaduras tras una explosión de un artefacto mientras su grupo se dirigía en un vehiculo militar de regreso a su refugio.
Foto: Myriam Silva-Warren. No se considera un héroe; para él, los "héroes son los que no regresan a casa". Tras la explosión, Fradera vio que su pierna izquierda había desaparecido y su pierna derecha estaba despedazada. Fue trasladado a un hospital en Texas, donde no pudieron salvarle la pierna destrozada. "Lo que quería era salir del hospital. Entré a la unidad de cuidados de quemados, porque también sufrí quemaduras en los brazos y la cara", dijo. "Lo que aplicaron en las quemaduras no me dejó marca... Realmente tenía algunas quemaduras de casi tercer grado". Después del accidente, su terapia fue "estar envuelto en actividades deportivas". Y para su propia sorpresa, le comenzaron a gustar las competencias. Poco a poco, esforzándose y siendo perseverante, Fradera se está convirtiendo en una especie de Lance Amstrong... en su categoría. Uno de sus sueños es competir en las Paraolimpiadas. "Me encanta cuando puedo ir rápido", afirmó sonriendo. Según Fradera, su "bike" tiene un velocímetro que le informa cuántas millas recorre y qué tan rápido la impulsa con sus manos. "Cuando veo que hago 22 millas por hora, pienso: 'Es grandioso'", agregó Fradera, de 34 años y quien aparenta ser más joven. La juventud que refleja y la energía que tiene Fradera se las atribuye a "los genes puertorriqueños". Sus padres son de la isla, pero él nació en Nueva York. Contó que su mamá siempre le habla en Spanglish, pero en la casa de su abuela él tiene que hablar español. "Tratar de que ellos hablen español es como tratar de que el gato use el inodoro", dijo riendo, al hablar de su familia. Para Navidad visitará Nueva York, donde reside la mayoría de su familia, pero pasadas las festividades regresará a la Florida a entrenar. De acuerdo con la página web del Ejército, Fradera hace parte del equipo Achilles Freedom Team of Wounded Veterans, que es parte de Achilles International, una organización sin fines lucrativos con sede en Nueva York que fue fundada en 1983. "Desde que comenzó el programa Achilles Freedom en el 2004, constantemente llegan nuevos miembros. Ahora patrocinamos más de 500 veteranos con entrenamiento, equipos, inscripciones a competencias y apoyo logístico..." dice la página web. Fradera ha competido en varias ciudades de los Estados Unidos e internacionalmente ha competido en Canadá y Polonia. Pero no sólo maneja su tricicleta, sino que también dicta charlas en escuelas, a organizaciones de niños discapacitados y, en esta temporada navideña, está trabajando en un almacén de souvenirs deportivos. Recientemente, Fradera participó en una caminata "por el St. Jude Hospital".
"Caminé cinco kilómetros, que es como 3.2 millas o algo así", dijo. Dictar charlas y ayudar a adolescentes y niños es una de las mayores pasiones de Fradera, porque se siente identificado.
Tras quedar discapacitado, Fradera se dedicó al deporte: bucea, corre y rema... Fotos: Cortesía.
Recordó que se enlistó en la Infantería de Marina porque no era buen estudiante.
"Por eso me enlisté; no fui a la Universidad", dijo. "Me identifico con chicos provenientes de diferentes orígenes, porque vengo de una situación similar". En las escuelas les habla a los que desean pertenecer al Ejercito, para que sepan lo que es la vida "militar y no vayan ciegos". "Si les enseño algo con mis charlas para ser mejores y hacer algo bueno de sus vidas, estoy feliz", afirmó. Cada vez que Fradera ve a un veterano de la guerra le aconseja practicar deporte y ocupar su mente, porque aunque hay organizaciones que les ayudan a superar los horrores de la guerra, aún falta identificar a muchos que regresan "con PTSD [desorden de estrés postraumático]". Aunque él ha superado muchos miedos, contó que a veces tiene pesadillas. "En ocasiones tengo malos sueños, a veces son extraños", dijo. "Por ejemplo, no entiendo porque a la gente le gustan los zombies y las casas embrujadas". Fradera combate este tipo de malos pensamientos haciendo deporte; recientemente comenzó a tomar clases de buceo a través de un programa que se llama Divers 4 Heroes, quienes certifican gratis en esa disciplina a los veteranos de guerra. "Al principio estaba asustado por los tiburones y pensé: '¿Qué es lo peor que me pudiera pasar? ¿Que me muerdan una pierna? Si ya no la tengo'", dijo. "Cuando buceé por primera vez en los Cayos tuve que enfrentar ese miedo, y hasta pude acariciar un tiburón". ¿Qué es lo que más le gusta cuando se sumerge?
"Primero es miedoso, porque no sabes qué hay cuando saltas", dijo. "Lo que más me ha encantado fue una estatua de Jesús que está en los Cayos... y uno se olvida de todo, porque te estás divirtiendo".
Dijo que su grupo de buceo a veces va a Weeki Wachee, en el Condado de Hernando, a nadar con las sirenas, y que este año espera poder ir a sumergirse en aguas de Puerto Rico y Bonaire, en las Antillas Menores. ¿Y cómo está su corazón?
"Estoy buscando una novia. Si alguien viene, estoy listo", dijo Fradera, quien estaba casado y se divorció al volver de la guerra. ¿Qué tipo de mujer le gusta?
"Alguien que tenga metas... que sea activa en la vida.... Puede ser bajita o alta, eso no interesa. Una cosa que sí me interesa es una bella sonrisa", dijo. "No hay nada mejor que levantarse y ver una bella sonrisa cada mañana". ---------
Para comunicarse con nuestra reportera: mwarren@centrotampa.com o 813-259-8037
Comments