Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
jueves, 19 septiembre, 2019
NOTICIAS LOCALES

Celebrando el nacimiento de Jesús

Tampa - Desde 1991, el comedor de la casa de María Pereira se transforma en Navidad. Y no porque ella remodele su hogar cada año, sino porque en ese espacio construye, en dos niveles, un nacimiento o pesebre. En el nivel inferior, Pereira recrea la ciudad de Belén en el tiempo del nacimiento de Jesús; en el nivel superior monta aldeas o pueblos modernos en época navideña. Pereira, nacida en La Habana, dijo que no sabe cuánto ha invertido en las figuras que conforman el natalicio del Niño Jesús y que tampoco sabe cuántas piezas tiene.
"Ufff... tienen que ser más de mil", respondió en entrevista reciente. De acuerdo con Pereira, de 75 años, el pesebre ha crecido en cuantía de figuras y extensión a través del tiempo, pues adquiere casas y personajes por catálogo y en establecimientos comerciales.
"Recientemente compré esa casa blanca en Lowe's y ese tanque de agua en Hershey, Pensilvania. Y tengo como cinco casas que no pude poner", agregó Pereira, señalando sus últimas adquisiciones.
Desde niña, Pereira siempre había tenido la ilusión de construir un nacimiento como lo hacían las monjas delColegio San Vicente de Paul, en Cuba, donde se educó. Afirmó que las religiosas de esa comunidad formaban un gran nacimiento con montañas y cascadas incluidas en un gran salón del plantel educativo. Se dice que el origen del pesebre o nacimiento data de 1223, cuando San Francisco de Asís le solicitó al papá Honorio III realizar un pesebre en vivo para recordar el nacimiento del Niño Jesús. La recreación del nacimiento se realizó en Greccio, Italia. El pesebre de Pereira comenzó en 1989, cuando adquirió a la Virgen María, San José, el Niño Dios, la vaca y el buey en Caracas, Venezuela, mientras estaba de vacaciones. "Una amiga me llevó a un mall y compré el nacimiento, pero no tenían los camellos y me vendieron unos chiquititos" recordó. Otras figuras las compró Pereira en un almacén de artículos religiosos en Miami. La familia de Pereira incorporó la novena a su ritual navideño, en 1987, porque su hija se casó con un colombiano. El nuevo miembro de la familia brindó la tradición de rezar la novena a la casa de la familia cubana. A Pereira, este año, el montaje del nacimiento le tomó tres semanas y afirmó que antes lo armaba sagradamente en cuatro días. Su esposo era el encargado de empacarlo cuidadosamente, una vez terminaba la Navidad después de la celebración del Día de los Reyes Magos. Sin embargo, su afición decembrina fue interrumpida tres años atrás. Según Pereira, en el 2007 celebró sus Bodas de Oro matrimoniales el 23 de diciembre y, el 24 de diciembre, Mariano, su esposo, se levantó temprano a cocinar la cena de Navidad; el menú era puerco al horno y frijoles negros. Pereira recordó que su esposo se encontraba mirando su programa favorito, The Price is Right, y "estábamos hablando con unos familiares del aniversario cuando le empezó a doler la cabeza". "Me levanté a darle dos aspirinas y cuando volví estaba con la cabeza baja [...]. El 2008 fue horrible, el año completo fue llorando y veía el sillón vacío", dijo Pereira, visiblemente triste, contando sobre el fallecimiento de su esposo el día de Navidad. Sin embargo, los cuatro nietos de Pereira le insistieron que vuelva a montar el nacimiento. Ella no lo hizo durante el 2008 y el 2009, pero finalmente accedió a hacerlo este 2010. "Y desde agosto, este año, mis nietos me cayeron y me dijeron: 'Abuelita me gusta mucho tu casa, tú la pones tan linda en Navidad'. Hice esto por ellos", afirmó. Pereira dijo que su hijo le construyó el "banco" (la estructura) en octubre y que ella y su nieto mayor sacaron las 12 cajas que albergan el Nacimiento en el depósito de su casa. Lo armó antes del Día de Acción de Gracias, fecha para la cual viaja al norte del país. El nivel superior del nacimiento de Pereira está inspirado, en parte, en los paisajes que ella ve cuando viaja hacia Newton, Nueva Jersey, pueblito que acogió a toda su familia y donde vivió desde 1968 hasta 1974, año en que se mudó a Tampa. La familia Pereira llegó a Newton, ya que ella tenía un hermano sacerdote, quien trabajaba como profesor en el Seminario Don Bosco College del pueblo. "Y el presidente Lyndon Baines Johnson dijo que todos los cubanos que tenían familiares allegados, padres, hermanos e hijos podían enviar una carta reclamando por núcleo familiar", dijo Pereira. Su hermano los pidió y fue aprobada la entrada de su familia a través de carta emitida desde Washington "con cuño y número de espera estampados en el papel". Desde entonces, Pereira conoció la nieve y las casas en tamaño real que se asemejan a las que adornan el nivel superior del pesebre en su casa. El día de la entrevista, Pereira afirmó que su casa albergaría por lo menos 40 personas de Blessed Sacrament Catholic Church, iglesia donde asiste y la cual organizó novenas en las casas de sus feligreses. "Ayer fue en la casa de una familia mexicana e hicimos una posada", dijo Pereira. "Primero rezamos el rosario y un grupo está adentro de la casa y otro afuera, y los de afuera cantan pidiendo posada".
"Mañana [martes pasado] la novena será en mi casa", afirmó.
Comments