Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
lunes, 22 julio, 2019
Centro Sports

Guerrero a puño limpio

TAMPA - Hace dos décadas Jeremiah Rodríguez se ganaba la vida como carpintero. Era dueño de su propio taller, un espacio cómodo y abierto donde trabajaba con el esmero y la pasión de un artesano.

“Así me gané la vida durante un tiempo”, recordó Rodríguez en una entrevista con CENTRO Tampa. “Pero en la sangre me corría otra pasión: el deporte”.

La niñez y adolescencia de Rodríguez estuvieron marcadas por la práctica deportiva y la experiencia de vivir en diferentes estados, como Massachussets, Nueva York, Texas y Florida. En aquellos años de aprendizaje y maduración, Rodríguez recordó la presencia de su abuelo, Rafael Jiménez, un boxeador puertorriqueño y de la vieja escuela quien no aceptaba un ‘No’ como respuesta.

“Mi abuelo fue mi gran inspiración”, contó Rodríguez. Jiménez falleció hace varios años pero su personalidad, amor y dedicación han sido (y son) referentes obligados en la vida de Rodríguez. “Él me ayudó a empujarme a mí mismo y a dar lo mejor”, dijo Rodríguez. “Me enseñaba técnicas de boxeo, pero también me hablaba sobre la importancia de hacer las cosas bien”.

Rodíguez quería hacerse profesional en el circuito de las artes marciales mixtas, pero una lesión madrugadora en la rodilla lo obligó a redefinir el libreto y alejarse del trajín de los cuadriláteros y gimnasios durante al menos un año y medio.

“Me tomó mucho tiempo recuperarme”, dijo Rodríguez, de 39 años.

El proceso de recuperación le dio espacio a Rodríguez para considerar otra forma de mantenerse vinculado al deporte: el entrenamiento de nuevas figuras y aspirantes a luchadores profesionales. Rodríguez no tenía por qué desestimar la idea.

“Este proyecto se fue dando porque las personas que me conocían decían que les gustaba mi estilo y la manera en que me exigía a mí mismo, a pesar de que ya no peleaba más para una competencia”, recordó Rodríguez. “No me arrepiento porque ha sido un proceso muy alentador y estimulante”.

Con el tiempo la fama de Rodríguez creció rápido en gimnasios y centros deportivos entre Tampa y Fort Myers, el campo de acción en el que suele moverse Rodríguez. Uno de sus pupilos más reconocidos y socio de negocios es Niko “The Hybrid” Price, una promesa del circuito nacional de la UFC (Ultimate Fighting Championship), la liga profesional que aglutina al deporte de las artes marciales mixtas. En el escuadrón de estudiantes de Rodríguez también hay muchos jóvenes de origen hispano que sueñan con ingresar a las grandes ligas de la UFC y la MMA, dijo Rodríguez.

“Allí están y realmente son buenos”, precisó Rodríguez. “Quizás algunos de ellos no tuvieron la oportunidad o la suerte de aprender un arte marcial, pero tienen las ganas de superarse y luchan por eso. Por eso estamos para apoyarlos”.

Pero el esfuerzo y la entrega para alcanzar la victoria no son gratuitos. El trabajo exige dedicación y constancia. Rodríguez es prueba de ese arrojo: empieza entrenando a las 6:00 a.m. Toma un receso al mediodía y continúa con otros grupos de aspirantes y alumnos hasta las 10:00 p.m.

El sacrificio físico y mental representan un aliciente diario a seguir, dijo Rodríguez. En su proyecto deportivo, que ha llamado ‘Futures Mixed Martial Arts’, lo acompañan otros tres entrenadores.

“Ésa es mi rutina de vida durante seis días a la semana”, dijo Rodríguez, hijo de madre cubana y padre de origen puertorriqueño. “No hay otra cosa que quisiera hacer. Esto definitivamente es lo mío”.

***

MÁS NOTICIAS: https://www.centrotampa.com/ce/sports/

Comments