Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
martes, 19 febrero, 2019
NOTICIAS

Las últimas horas del infierno de Maduro

En el momento en que escribo este artículo, el dictador está arrinconado por el repudio popular y una decidida y justificada operación internacional, que difícilmente podrá esquivar. Más allá de eso, la actitud firme de Estados Unidos y de grandes potencias mundiales, de no darle más tregua a un régimen que no ha tenido compasión con los venezolanos.

Cuando concluyo estas líneas, la mayor potencia militar no descarta una opción bélica para extirpar ese mal multifactorial que destruyó todo en Venezuela. Además, registro que contingentes de ayuda humanitaria procedentes de EEUU, pernoctan en la frontera colombiana para un pueblo hambreado y enfermo, víctima de 20 años de revolución bolivariana.

Hasta este instante, no había sido suficiente la presión de las democracias occidentales, la legalidad y legitimidad que acompaña la lucha opositora liderada por Juan Guaidó, las muestras en las calles - y en las encuestas-, que dan cuenta de que el régimen es rechazado por las mayorías, incluyendo quienes antes tenían a Hugo Chávez en los altares. Nicolás Maduro resiste. No es solo un dictador. Encubre una arquitectura criminal difícil de describir.

La transición, ese proceso que empezó sin pausas el pasado 23 de enero, sería un tránsito histórico más predecible, si solo se tratara de sacar del poder a un tirano tropical, a un bufón autócrata. Pero, no. Entraña toda una ecuación que incluye: delitos financieros de naturaleza trasnacional, apoyo a células terroristas islámicas, consentimiento de la acción de las guerrillas colombianas, paramilitarismo urbano y expedientes muy nítidos de crímenes de lesa humanidad.

El saqueo a las arcas públicas y la destrucción de la economía, serán apenas delitos menores en el expediente de los partícipes de esta pesadilla orquestada desde La Habana.

Por eso, terminó la retórica diplomática. Luego de años de sanciones a los cabecillas del régimen, ahora está sobre la mesa la posibilidad de cualquier escenario, inclusive la intervención militar, lo cual es una salida totalmente plausible para las mayorías. Encuestas en mano.

Estados Unidos y sus aliados ya mordieron. Y no van a soltar. Maduro y su banda se va, porque se va. Ese momento será apenas un paso para la reconstrucción del país. Quizás el cese de la usurpación suceda en cuestión de horas o tarde lo que resta de año.

Maduro, en este instante no está arrinconado por EEUU, sino es un rehén de grupos criminales intercontinentales, que encontraron en Venezuela y en sus instituciones un paraíso para sus acciones.

El temor del heredero de Chávez, es que deberá rendir cuentas a muchas células delictivas, que terminarán por responsabilizarlo del descalabro. Debe negociar sino quiere que su final sea peor. No han tenido pausas en tratar a los venezolanos con cinismo y crueldad, como una masa ignorante que se calma con caramelos y cuentos de la maldad del Tío Sam.

Reitero, si fuese solo un dictadorzuelo, ya hubiese optado desde hace rato por un exilio dorado. Solo le queda ganar tiempo. Maduro ya tiene asegurado un infierno personal de por vida. Pidió reuniones y diálogo con el presidente Trump, se le fue negado, a la par las grandes potencias reconocen en un armónico efecto dominó a Juan Guaidó, a quien el castro-madurismo despreció con su poder mediático, sin saber que sería la chispa que finalmente encendió la pradera.

A Guaidó le restará una tarea que incluye: convivir – por ahora -con supuestos opositores que bailaron con el régimen la danza de millones de dólares, tratar de contener los ánimos de venganza de un país herido en lo más profundo y hacer entender a una población con necesidades primarias y con ánimos de venganza, que no llegó un Mesías que mejorará la situación del país a corto plazo. Todo en Venezuela se deberá conjugar desde el verbo de la paciencia. El saqueo y el daño emocional fue muy grande.

Termino hoy esta nota, quizás en cuestión de horas, ya la historia sea otra.

 

Fernando Martínez es un periodista venezolano. Para comunicarse con el autor, escriba a: [email protected]

***

MÁS NOTICIAS: https://www.centrotampa.com/

Comments