Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
domingo, 21 octubre, 2018
NOTICIAS LOCALES

Ganador con mérito propio

Por Juan Carlos Chávez, CENTRO Tampa / YBOR CITY-- César Hernández puede decir que le ha tomado el pulso a la vida. Y ésta, al mismo tiempo, ha hecho lo propio con él.

A los 20 años de edad Hernández residía en Brooklyn, pero no muchos sabían que no tenía dónde vivir. Eran tiempos difíciles: pasó una noche encerrado en la cárcel por pelearse con unos tipos que estaban acosando a su hermana en la calle. Nunca se presentaron cargos ya que al final la policía reconoció que fue un acto de defensa. También debió encarar la pérdida de un ser querido: su novia falleció de manera trágica cuando ambos ya estaban pensando en hacer una vida juntos. La novia de Hernández murió a los 21 años por complicaciones al corazón, después de que alguien puso una sustancia desconocida en su trago durante una fiesta en Nueva York.

La tragedia gatilló una pena de largo aliento y arrinconó a un joven Hernández a cuestionar su futuro inmediato.

“Eso me dolió bastante porque mi novia y yo teníamos una muy buena relación. La quería mucho”, dijo Hernández, ahora de 32 años de edad. “Fue un tiempo difícil porque ella era una gran fortaleza para mí”.

Las consecuencias de esa batalla interna pudiesen haber sido nefastas. Pero en el caso de Hernández, el muchacho que alguna vez creyó que podía dedicarse a jugar fútbol americano, la multiplicidad de situaciones que parecían resquebrajarlo y abatirlo terminaron por sacar a relucir su inteligencia, liderazgo y ambiciones.

“Necesitaba una nueva vida y decidí mudarme a Tampa en el 2008 porque siempre quise estudiar en la Universidad del Sur de la Florida. Y así lo hice”, recordó Hernández.

En la USF se graduó entre los mejores de su promoción. Estudió Biomedicina, Ciencias Políticas y Economía. A nivel del cuerpo estudiantil y la fraternidad universitaria tuvo también un rol protagónico, pues llegó a ser elegido presidente para representar al alumnado.

“La experiencia me gustó mucho porque tenía que organizar a la gente, hacer política estudiantil y conocer los diferentes niveles de la administración”, dijo Hernández.

El sello ganador estaba asomando en su camino. Y acaso también la carga genética de su familia, y particularmente la herencia de temperamento y dedicación de su abuela Cristina, mujer humilde pero valiente que un buen día tomó la decisión de abandonar su país de origen, Guatemala. La abuela dejó Guatemala para escapar de la violencia interna y la persecución política que le estaba haciendo sombra en la década de los setentas como activista y voluntaria de un partido que empezaba a quitar protagonismo a las fuerzas políticas tradicionales. La abuela Cristina decidió emigrar hacia Estados Unidos para salvar su vida junto con su hija pequeña, la madre de Hernández.

¿Cómo lo hizo? Cruzando la frontera desde México.

“Cuando pienso en la experiencia que le tocó vivir a mi abuela y a mi madre, creo que lo mío no es nada en comparación. Por eso nunca me sentí totalmente derrotado”, dijo Hernández durante una entrevista con CENTRO Tampa, en su oficina de Ybor City. “Tenía que cambiar mi destino y hacerlo por mí y el futuro de mi familia”.

Su esfuerzo y dedicación no cayeron en vano.

Hernández fue el primero de su familia en asistir a la universidad, graduarse con honores y consolidarse como un líder comunitario entre el 2011 y el 2012, entre otras victorias personales.

“Trabajé en el norte de Tampa con mucha gente hispana y la comunidad en general, implementando estrategias socioeconómicas y buscando recursos para la gente”, dijo Hernández. “Esa experiencia fue muy positiva porque entendí que es importante saber cómo funciona el gobierno para conseguir recursos y ayudar a la gente”.

En el ámbito profesional Hernández continuó escalando posiciones y afirmando su brillante estilo de trabajo en otros frentes de acción. Además de su aporte al desarrollo de programas de inclusión social y alternativas económicas para ex delincuentes y gente necesitada, Hernández comenzó a trabajar para la ciudad de Tampa y la oficina de la ex concejal Lisa Montelione.

Hernández calificó aquella experiencia de ‘única’.

“Tenía que preparar agendas sobre desarrollo, transporte y movilidad para implementar leyes y nuevas pólizas”, comentó Hernández. “Ahí fue cuando nació realmente la pasión por los proyectos de innovación y desarrollo económico”.

Montelione recuerda al detalle las cualidades y el profesionalismo que marcaron el paso de Hernández por su oficina y el gobierno de la ciudad de Tampa.

“(Hernández) se conecta fácilmente con las personas y realmente se preocupa por su bienestar. Trabajó duro para garantizar que las personas reciban los servicios que necesitaban, y sabía que a él le importaba”, precisó Montelione a CENTRO Tampa. “Además de eso, administraba la oficina, interactuaba con otras personas. los funcionarios del gobierno, los líderes empresariales y estaba a cargo de la investigación de cuestiones de política. Fue un acto de malabarismo que manejó a diario. Estoy muy contenta de verlo alcanzar el éxito. Tiene un futuro brillante por delante y nuestra ciudad tiene la suerte de contar con él”.

Hernández siguió escalando y en un momento dado entró a trabajar como especialista en asuntos gubernamentales para la oficina de Tránsito Regional del Área de Hillsborough (HART). Sus contactos a nivel federal y estatal le dieron otra visión del mundo.

“La experiencia en HART me encantó porque trabajé con mucho esfuerzo para traer proyectos a la región”, dijo Hernández.

En la lista de proyectos se anotan varias iniciativas de fomento y desarrollo, como la estrategia de innovar y poner la base del sistema de transporte público en una sola plataforma digital, desarrollar proyectos de movilidad alternativa con Tesla y afinar los detalles para el establecimiento del corredor autónomo (o vía rápida) que será implementado muy pronto en Tampa.

Todas estas victorias a título colectivo y personal impulsaron en Hernández otra posibilidad de continuar avanzando y tentar nuevas opciones. Incluyendo una especialización en sus estudios.

Así, Hernández fue aceptado para hacer una maestría y especialización en sistemas autónomos en la prestigiosa Universidad Brown, ubicada en Providence (Rhode Island). El año pasado Hernández fue el único hispano de un selecto grupo de 35 estudiantes para seguir esos estudios. Los completó con éxito, pero en el camino se quedó sin los fondos necesarios para cubrir el costo total de la maestría, de unos $140,000.

Solicitó el apoyo de la comunidad a través de la página GoFundMe y, en menos de una semana, reunió los $24,000 que requería para completar la asignación de recursos. Hernández solo espera ahora una fecha en el corto plazo para que el jurado de la universidad lo llame para presentar y exponer su tesis.

“La comunidad me ayudó muchísimo y estoy muy agradecido con ese apoyo”, indicó Hernández. “No hubiese sido posible todo esto sin la colaboración de nuestra comunidad”.

Hernández no solo se ha hecho un camino como un líder innato. También destaca como mediador y gestor entre el sector público (las oficinas de gobierno) y la empresa privada. Esta agenda incluye la gestación de relaciones públicas para compañías privadas que están buscando trabajar con el gobierno y las empresas que tienen nuevos conceptos digitales en el marco de un mercado globalizado.

Con esas variantes así nació su agencia de relaciones públicas e innovación, Publicus, establecida en Ybor City. El grupo y sus socios estratégicos como Christian León, Jennifer Webb y Mark Sharpe, entre otros reconocidos profesionales, realizan un trabajo de liderazgo y promoción de oportunidades en Tampa y otras ciudades del país. La misión y filosofía no son otras que superar las expectativas en temas de innovación, asuntos públicos y estrategias corporativas.

Algo que, a Hernández, padre de un niño de casi 3 años de edad, lo motiva a exigirse a diario y contagia de buena energía a sus compañeros de trabajo, como al propio León.

En un contacto con CENTRO Tampa, León destacó el compromiso y la pasión que Hernández acuña a diario en la oficina.

“César es una persona echada para adelante”, dijo León. “No se limita y por eso ha logrado lo que ha logrado. Esa característica es para admirar e impulsar nuestros esfuerzos”.

Comments