Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
mi�rcoles, 19 junio, 2019
NOTICIAS LOCALES

Familia hispana queda en la calle y depende de la solidaridad

TTAMPA - Un padre y sus cuatro hijas continúan recibiendo la ayuda de la comunidad para solventar sus gastos de estadía temporal y alimentación básica mientras se resuelve la situación de la familia y encuentran un hogar que pueda albergarlos en las próximas semanas.

La historia de Ángel Maldonado fue reportada inicialmente por el periodista de Univisión Tampa Bay, Filippo Ferretti, con el objetivo de llamar la atención de la comunidad y reunir donaciones de comida, ropa, dinero y juguetes para las niñas de entre 3 y 10 años.

El drama de Maldonado y su familia comenzó hace dos semanas después de que fueron desalojados abruptamente de la casa que ocupaban como inquilinos, hace aproximadamente ocho meses. Desesperado y con muy poco dinero en el bolsillo, Maldonado y sus hijas terminaron en un modesto motel de West Tampa.

Maldonado aseguró que fue estafado por el dueño de la casa que alquilaba en los alrededores de la escuela secundaria Leto. Explicó que el dueño de la propiedad no le dijo que la casa estaba con un juicio hipotecario (foreclosure). Fue desalojado hace dos semanas sin ningún aviso previo y todas sus pertenencias quedaron en la calle. Agregó también que no le devolvieron el depósito que había entregado en garantía.

“Nunca me había ocurrido algo así. Me sacaron el dinero y el depósito y todo lo hicieron cuando nosotros no estábamos. Simplemente pusieron nuestras pertenencias en la calle y la gente se robó los muebles, las joyas que me dejaron mis padres y muchas cosas otras mías, incluyendo documentos personales”, indicó Maldonado. “Ellos (los dueños de la casa) se fueron y no nos dijeron nada. Desaparecieron y ahora es imposible ubicarlos. Fueron $1,500 de alquiler que yo pagué y otros $1,000 para el depósito. Simplemente nos engañaron”.

Maldonado dijo que el drama que vive con sus hijas pequeñas es aún más doloroso para la familia ya que su esposa, Carmen, está internada en un hospital local, afectada por un cáncer agresivo.

“Su salud es muy delicada porque nos dijeron que solo le quedarían seis meses para vivir si su salud no se arreglaba ahora”, sostuvo Maldonado con la voz entrecortada por la angustia y la desesperación de no saber qué ocurrirá con su familia en el corto plazo. “Por esta situación no he podido ir a ver a mi esposa, porque si ella se entera creo que no podría superarlo. Sería peor para su salud”.

Maldonado trabaja en construcción pero dijo que perdió su empleo en diciembre a raíz del desalojo, ya que no tenía cómo dejar a sus hijos al cuidado de otra persona o entidad caritativa.

“Nuestra situación es muy triste porque nunca habíamos vivido algo así. Nosotros somos honestos y siempre he trabajado por mi familia, pero necesitamos la ayuda de la comunidad. Es por ahora porque cuando me recupere todo será como siempre”, dijo Maldonado.

Explicó que personas de buena voluntad se han acercado a la modesta habitación que ocupan en el motel de West Tampa para ofrecer ayuda y comida enlatada, entre otros. Maldonado agradeció estas muestras de solidaridad en persona y en las redes sociales como Facebook.

“Nunca he pedido ayuda, me da pena, pero en esta situación dependemos mucho de la caridad de la gente de Tampa”, dijo Maldonado. “Yo cuando pude siempre ayudé y ahora me toca a mí depender de la caridad. A veces la vida es así, pero por mis hijas voy a seguir luchando”.

Maldonado añadió que requiere del apoyo local hasta que sus hijas puedan regresar a la escuela en la segunda semana de enero y él tenga la oportunidad de buscar un nuevo empleo y hogar.

“No tengo más familia que mis hijas y mi esposa. Y pese a todas las dificultades que estamos viviendo, estoy seguro de que vamos a superar este momento. Yo siempre he mantenido a mis hijos, pero esto me pasó por confiar en la gente y, ya ves, me tiraron al piso. Perdimos todo, absolutamente todo”, comentó Maldonado, de 39 años y raíces cubanas.

Maldonado nació en Chicago y hace más de dos décadas se estableció en Tampa. Dedicado al trabajo en el sector de la construcción, Maldonado dijo que solo requiere una oportunidad para volver a despegar.

“A mí no me gusta molestar, pero lo hago por mis hijas. Dos de ellas tienen una infección en los oídos y necesitan su medicamento”, dijo Maldonado. “Todo lo que pueda dar la comunidad por nosotros es bienvenido”.

Recientemente una colecta comunitaria organizada por el grupo Somos Puerto Rico Tampa logró reunir $375 para cubrir una semana más de hospedaje. También juntaron otros $238 que le fueron entregados a Maldonado personalmente.

* Para ayudar a Maldonado y sus cuatro hijas llame directamente al (813) 361-2451. Puede también enviar dinero en tiempo real usando la página GoFundme (Help me and my kids please) o mediante la aplicación Cash App a nombre de Ángel Maldonado con el código XGDJTQS

Comments