Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
martes, 11 diciembre, 2018
NOTICIAS LOCALES

Escape de la Isla del Encanto

Por Carolina Salazar

Especial para CENTRO Tampa

ORLANDO--Hace ocho meses Alejandra Torres empacó sus cosas y las de su familia, vendió su casa y se mudó desde Puerto Rico hacia la Florida Central “con todo y negocio”, tal como lo dijo Torres llena de entusiasmo, un sentimiento que sin duda necesita todo aquel que vuelve a comenzar.

De la isla, Torres trajo su herramienta para el sustento diario de su familia: un llamativo camión de color naranja, que ahora en lugar de ponerlo a rodar por las calles de Trujillo Alto, al noreste de Puerto Rico, lo conduce todas las mañanas por las vías del sur de Orlando hasta estacionarse en una plaza comercial, en el área conocida como OBT.

Su negocio ‘Café Pa’ Ya!’ es un coffee shop, o tienda de café sobre ruedas en el que los clientes compran café puertorriqueño (preparado de distintas maneras) y antojitos, como empanadas horneadas y sándwiches para desayunar o almorzar.

“Tomé la decisión de mudarme cuando me di cuenta de que mi país no daba para más”, expresó Torres de 33 años, quien ahora atiende su negocio con la ayuda de su madre, Mabel Ocasio, de 54 años.

Torres recordó que, en Puerto Rico, en conversaciones con sus clientes, entre cafés y empanadas, escuchaba historias que la hacían pensar.

“El uno contaba que no alcanzaba el dinero en casa, que a la esposa de aquel otro la despidieron del trabajo y que al hijo del otro no le estaban dando los servicios que necesitaba, en fin”, enumeró Torres.

Agregó que, en los meses previos a mudarse, las ventas de su negocio empezaron a mermar y tuvo que ir despidiendo poco a poco al personal.

“Muchos de mis clientes comenzaron a mudarse a Florida, Texas, Chicago y otros lugares, y nosotros, a vender menos”, explicó Torres.

La crisis económica que atraviesa Puerto Rico es la razón principal por la cual miles de personas se han ido de la isla en los últimos años, según expertos familiarizados con el tema. De acuerdo con un reporte del Centro de Investigación Pew, radicado en Washington DC, entre 2005 y 2015 se mudaron desde Puerto Rico hacia Estados Unidos continental 446,000 personas. La cifra sigue en aumento.

“Esto es un éxodo histórico de Puerto Rico a niveles que no hemos visto desde la Segunda Guerra Mundial”, indicó Jens Manuel Krogstad, escritor y editor para Pew. Añadió que el efecto migratorio es mayor en esta ocasión, teniendo en cuenta que en los años cuarenta la población de la isla seguía aumentando a pesar de la salida de muchos.

“Esta es la primera vez que hemos visto la población de la isla bajar por varios años seguidos, ya es una década de esta tendencia”, dijo Krogstad, confirmando que Puerto Rico es el territorio estadounidense con la crisis más grande de declive de población.

“En general en EEUU hay estados que puede que no estén creciendo o creciendo muy lentamente, pero no disminuyendo porque están recibiendo migrantes”, añadió Krogstad, vía telefónica desde Washington.

Florida, destino favorito

La población puertorriqueña en Florida sobrepasó un millón de personas en 2014. El reporte de Pew indica que en los años recientes más de una tercera parte de las personas que se mudan desds la Isla del Encanto se radican en el Estado del Sol.

Elizabeth Aranda, profesora de sociología en la Universidad del Sur de Florida (USF), en Tampa, dijo que los puestos de trabajo que requieren personal bilingüe pueden suplirse con la llegada de profesionales puertorriqueños.

Para Aranda, de origen puertorriqueño y autora de varios libros y artículos en asuntos raciales y de migración, este flujo es positivo porque enriquece la diversidad en las comunidades.

Aranda consideró que ciudades como Orlando y Tampa son populares como destino para los puertorriqueños debido a los lazos de familiares y amistades que pueden tener en estas áreas del estado floridano.

“Si ya conoces a alguien en el lugar, tienes un recurso. Esa persona te puede decir: ‘Vete a este vecindario que es bueno, mira esta escuela para los niños o este empleador está buscando personas para contratar”, dijo Aranda, quien es residente de Tampa.

Asimismo, la académica explicó que típicamente las familias se mudan donde hay una infraestructura que facilite su proceso de adaptación.

“Normalmente te vas a ir a un lugar donde sabes que vas a poder comprar tu arroz con habichuelas”, puntualizó Aranda.

Coincidiendo con Aranda en el tema de las ‘conexiones’ entre puertorriqueños residiendo en Florida Central y los que están en la isla, Ernesto Hernández Colón, profesor en Valencia College, dijo que Orlando ha sido en las últimas décadas “una válvula de escape para quienes buscan relocalizarse”.

“Muy posiblemente sea por la cercanía geográfica, la similitud en el clima y la red comunitaria que existe, lo cual hace entonces que sea más fácil establecerse aquí”, explicó Hernández, oriundo de Puerto Rico.

Menos jóvenes

Sobre el ‘costo’ de la población boricua, el reporte de Pew precisó que Puerto Rico ha ido perdiendo a su población más joven. La pareja conformada por Ramón Camacho, de 21 años e Isaac Cordero, de 25, forman parte de esa generación.

Ambos residían en Isabela, al noroeste de Puerto Rico, cuando hace dos años Camacho fue el primero en aventurarse rumbo a Orlando, tras graduarse como panadero y repostero. Tres meses después Cordero se unió a la experiencia.

“Tuve la bendición de que a los pocos días de llegar me llamaron para una entrevista de trabajo y ese mismo día me dieron el empleo. Empecé como ayudante de repostería y ahora soy el pastry chef”, expresó Camacho, quien trabaja en un restaurante. “Aquí en Orlando estaba mi papá y por eso me vine para acá. Ha sido mejor de lo que esperaba. Actualmente tengo una guagua nueva y ya estamos viviendo solos en un apartamento”.

Al año siguiente de establecerse en Orlando, la ciudad fue sacudida por la masacre en el club nocturno Pulse donde murieron 49 personas, en un gran número puertorriqueños de la comunidad gay.

“Como quiera es bien fuerte saber que hay tantas personas con tanto odio hacia la comunidad de uno”, expresó Camacho, a lo que su pareja agregó: “Eso fue algo bien feo, pero no nos quitó la ilusión de seguir con nuestras metas aquí en Orlando”.

Empleos, seguridad, salud y educación

Cuando María Luisa Martínez tomó la decisión de salir de Puerto Rico hace cuatro años, lo hizo pensando en ofrecerles una mejor educación a sus tres hijos, hoy de 20, 17 y 13 años.

“Amo a mi isla, de verdad que la extraño, pero cuando comparas las escuelas públicas de aquí versus las de allá, pues te das cuenta que aquí es mejor”, comentó Martínez, quien cree que tampoco residir en Florida sea estar en el paraíso. “Pero entre dos mundos, tú escoges el mejor, y yo escogí el mejor y no me arrepiento”.

En el caso de Carlos Roses, la razón del traslado desde San Juan hacia Orlando fue buscar un mejor servicio de salud para su esposa, después de ver que la situación del hospital donde la atendían “era verdaderamente precaria”.

“Mi esposa tuvo aquí en Orlando ocho meses de tratamiento, pero lastimosamente murió a causa de un cáncer”, contó Roses, de 54 años. “Allá [en Puerto Rico] la situación se ha puesto muy difícil, tuve mi negocio de comida y me vi obligado a cerrarlo y me fui a estudiar electricidad y me puse a trabajar con una compañía hasta que sucedió esto con mi esposa”.

“Antes de empacar”

En su trabajo como agente de bienes raíces, Dannette Benet dijo que observa que es más el puertorriqueño que viene a Florida Central a alquilar vivienda que a comprar.

“Me preocupa que muchos no están viniendo al tanto del alto costo que tienen las rentas y los requerimientos”, comentó Benet, quien también es puertorriqueña.

Benet sostuvo que es un error que algunas personas piensen “que Puerto Rico está malo y que aquí yo vengo, me mudo mañana y consigo trabajo rápido. ¡Hello! Eso no es así, aquí también hay un poco de gente buscando empleo, tienen que venir con un plan”, expresó Benet, residente en Orlando.

Ante la llegada continua de puertorriqueños a la región, organizaciones sin fines de lucro brindan talleres de bienvenida donde ofrecen información básica sobre cursos de inglés, escuelas públicas para los niños, registro de votantes y ferias de empleo, entre otros.

Algunas iniciativas se dictan en Puerto Rico

De hecho, talleres como los que ofrece la Federación Hispana (HF, siglas en inglés), bajo el título “Antes de empacar”, se llevan a cabo en la isla. Dos de estos encuentros se realizaron este mes en San Juan y Ponce, precisamente municipios que junto a Bayamón son los que más población han perdido durante la crisis, según datos de Pew.

Cuando Torres, la propietaria del camión Café Pa’ Ya!, decidió que era hora de salir de Puerto Rico viajó en varias ocasiones durante seis meses a Orlando para informarse sobre la ciudad y la viabilidad de su negocio.

Por eso dice que cuando alguien le comenta sobre la posibilidad de salir de la isla, ella les ofrece un consejo: “No se lancen sin un plan, no es cierto que aquí no la vamos a pasar en Disney”, concluyó Torres.

Comments