Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
domingo, 19 mayo, 2019
Opiniones

El ‘Al Capone’ peruano

La historia delictiva dice que: A fines de octubre de 1931 un juez condeno a 11 años de prisión a uno de los mas grandes criminales en Los Estados Unidos. Lo encontraron culpable de evadir impuestos. #EliotNess, el famoso jefe de “#LosIntocables”, había fracasado en su intento de obtener pruebas suficientes para juzgar a #AlCapone por sus crímenes, por el contrabando de whisky y manejar el juego ilegal. La persecución impositiva sería la clave para destruirlo.

En el Perú acaba de suceder algo muy parecido que debería ser una muestra para el resto de los países. El “Al Capone” peruano ha sido descubierto… #AlanGarcía, el expresidente del país Inca durante dos mandatos había eludido la justicia peruana cuantas veces se le habría acusado. Serias sospechas apuntaban hacia ciertos delitos cometidos en agravio del estado, pero en ninguno de los casos se podía demostrara su culpabilidad.

El caso #LavaJato y el de #Odebrecht solo había alcanzado el brazo acusador a funcionarios de medio mando de su gestión. La figura altanera, mismo Capone en sus mejores tiempos, se dejaba sentir en cuanta audiencia era requerido o en cuanta entrevista que concedía a la prensa. Existía frustración en el pueblo peruano y más aún, en los encargados de administrar la justicia. Lo ultimo que supimos de Alan fue cuando arremetió contra los fiscales y su famosa frase: “Demuéstrelo pues imbéciles”, para luego solicitar asilo político en la embajada de Uruguay.

Pero el Alan “Capone” peruano jamás pensó que Eliot Ness se reencarnaría en un fiscal peruano para atraparlo, no precisamente por la evasión de impuestos sino por las conferencias. #JoseDomingoPerez, demostró, en unas primeras investigaciones que Alan “Capone” estaría envuelto en coimas durante su gestión que, habrían sido pagadas, en parte, por empresas ligadas a terceras por diferentes conferencias con altos montos en dólares.

Alan “Capone”, al verse descubierto, intentó forzar su asilo, pero el gobierno uruguayo denegó su petición y tuvo que abandonar la sede diplomática en Lima. Existe todavía un largo camino por recorrer, están en el comienzo del hilo de una madeja que, de seguir por allí, creo que encontrarán las pruebas suficientes para una condena ante una impunidad que rayaba de ridículo ante el accionar de la justicia peruana.

Ahora, esto marca un precedente para muchos exmandatarios que utilizaron los mismos métodos y que sería muy fácil de enumerar. Estados Unidos, donde se enmarca una justicia de igualdad para todos, creo, a mi entender, no tuvo la suficiente decisión para realizar pesquisas sobre este tema. Si solo tomamos un ejemplo diremos que, la participación de los Clinton dentro de la política les ha sido altamente rentable después que dejaron sus cargos políticos.

Las enormes cifras de dinero acumulados por esta expareja presidencial contrastan con lo ganado por nuestro Alan “Capone”. Los pagos por conferencias, asesorías, fundaciones y donaciones han hecho que los Clinton acumulen millonarias cifras. Rescatando declaraciones de Luis Valls, director de speaker México asegura que Bill Clinton cobra por evento la suma de $350,000, duplicando este monto de tratarse en Europa y calculándose que, desde que dejó la presidencia ha sumado la cantidad de $106’000,000.

No son cifras despreciables y fueron legalmente ganadas, sin contar el mismo trabajo de Hillary Clinton que a tan solo el primer año en dejar de ser secretaria de estado, ganó $5’000,000 más las donaciones de grandes cantidades de dinero para la fundación Clinton, cuyo caso estuvo en investigación.

No quiero decir exactamente que hayan obrado en delito los Clinton, pero si que encierran grandes sospechas sobre el mismo camino que hacen otros mandatarios y políticos que, acumulan con ello, una gran riqueza después de dejar sus cargos.

Alan “Capone” está en la mira y solo el tiempo demostrará cuán culpable es.

 

Arbulú es peruana y vive en Los Ángeles. Actualmente es presentadora del programa ‘Entre nos’. Para escribirle: [email protected]

 

Comments