Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
martes, 11 diciembre, 2018
NOTICIAS LOCALES

Curando fobias de manera natural

TAMPA -- No es maga, no es bruja, no es curandera. Los métodos que emplea la colombiana Mónica Castro-Obando con sus pacientes no son invasivos ni requieren de medicina y ayudan a dejar de lado miedos, ansiedades y hasta eliminar libras de más.

Castro-Obando es hipnoterapista lo que significa que utiliza la hipnosis en terapias.

“Hipnosis es un estado alterado de la mente que es obviamente inducido y en ese caso la hipnoterapista es una persona que es entrenada. No es un mago, ese es un concepto erróneo que hay”, dijo Castro-Obando. “Mucha gente dice que tengo poderes especiales, que no se me puede mirar a los ojos, que no se debe mirar al péndulo porque inmediatamente entras en un trance”.

Aclaró que todo eso es sólo una especie de un teatro un hipnotista como parte de un show, aunque un hipnotista esté preparado para hipnotizar al paciente, el paciente debe estar dispuesto a dejarse hipnotizar.

Según Castro Obando, hay un 90 por ciento de la población que es hipnotizable y un 10 por ciento que no, y ese porcentaje que se niega no es porque se bloquea, sea emocionalmente o físicamente.

“Tu mente o conciencia y subconsciencia está tan entregado al miedo que no permite que se abra esa puerta para pasar al subconsciente tuyo”, explicó.

Jeannette B., una de sus pacientes, expresó que la hipnoterapia le daba un poco de miedo y le parecía algo imposible al principio.

“Mónica me dirigió suavemente […], los resultados valen la pena. Ella es persiste y tiene empatía. Me encanta su manera de trabajar”, dijo la paciente.

Para Castro-Obando es clave la relación de cordialidad con el paciente, pues la comunicación es fundamental en el éxito de la terapia.

“En el momento en que dices yo quiero que me hipnotices, tu estás abriendo tu conciencia a un estado al que quieres que te lleven”, afirmó la hipnoterapista.

Ese método afirma Castro-Obando es útil incluso para perder peso, para dejar de fumar, para superar la pérdida de un ser querido o de una mascota.

Inicialmente, la terapista y el paciente analizan qué esperan de la terapia y se fijan metas, así comienza una conversación. El diálogo determina qué poder de la sugestión se puede practicar y se conoce si la persona es un “excelente candidato para hipnoterapia”.

“Luego de hacer un plan de trabajo llegamos a la parte de descubrir emociones, qué paso y por qué”, dijo Castro-Obando. “La mayoría de los traumas empiezan desde que naces hasta los 10 años y empiezan con los egos que son: el ego del niño interior, el ego de los padres y el ego de adulto”.

La hipnoterapista puso como ejemplo una noticia reciente de una señora que salto de su auto porque le saltó una araña.

“Esa señora por ejemplo en cualquier época de su vida tuvo una experiencia con las arañas y esa experiencia generó una emoción. ¿Qué pasó? casi mata a su hijo basada en esa experiencia.”, dijo Castro-Obando, quien afirma que ese tipo de comportamiento se puede tratar gracias a la hipnoterapia.

Castro-Obando contó que desde joven le gustaron cosas exploratorias y aprendió astrología. Se mudó hace 16 años a Estados Unidos y aprendió yoga porque estaba buscando “reencontrarse en su camino”.

En su ciudad natal, Bogotá, estudió diseño industrial y una vez en Florida cursó un asociado en diseño de web.

Luego Castro-Obando estudió yoga y apiterapia -que consiste en el uso terapéutico principalmente de apitoxinas (veneno de abeja) y otros productos como la miel- porque tenía artritis, ya que no cree en la medicina tradicional, la cual considera un veneno.

“Cuando me hice la apiterapia era picada de abejas tres veces a la semana, doce picadas al día, por siete meses. Actualmente estoy considerada curada. Fue un tratamiento duro, doloroso”, afirmó Castro-Obando, quien enseña apiterapia también, útil según la terapista en casos de bursitis y algunos lupus.

La terapista les dedica tiempo a sus pacientes y explicó que sigue pautas éticas. Una hora tiene un costo aproximado de $150. Castro-Obando estudió en el Instituto de Hipnosis de la Florida y afirmó que muchos de sus pacientes tienen transformaciones profundas tras seguir un tratamiento.

“Cuando estas en hipnosis tu aceptas estar en ese estado, pero es algo que tú has pre acordado. Al final de la sesión te acuerdas de absolutamente todo. No se da órdenes de tener ninguna amnesia ni mucho menos porque no es ético, ni moral”, afirmó. “La hipnoterapia es como un spa espiritual”.

Para conocer más acerca de hipnoterapia, visite, Monicaobando.com

Comments