Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
lunes, 12 noviembre, 2018
ZONA ROSA

Tras años siendo ruda Elle King aprende a amarse a sí misma

NASHVILLE, Tennessee, EE.UU. -

NASHVILLE, Tennessee, EE.UU. (AP) — Hace unas semanas Elle King estaba en un ensayo en Nashville, Tennessee, repasando acordes de guitarra para una nueva canción con sus compañeros de banda quienes llevaban chaquetas que decían "Brethren" en la espalda. Los músicos interpretaban el nuevo material del nuevo álbum de King.

“Es imposible que cualquier tipo me coquetee porque suelo estar rodeada de al menos ocho tipos vestidos todos con chaquetas iguales”, bromeó la música de 29 años.

Pero el grupo de hombres con cabello largo ya ha sido de utilidad para King quien una vez tuvo una pelea a golpes con otra chica. “Ellos me levantaron y me retiraron”, dijo.

King decidió nombrar a su banda The Brethren (los camaradas) porque todos se habían unido como una familia para grabar y componer canciones para "Shake the Spirit", el álbum que sigue a su debut de 2015 "Love Stuff", el cual la llevó a dos nominaciones a los Grammy por su canción "Ex's and Oh's". Componer con los miembros de su banda en Los Angeles y grabar juntos en un estudio en el campo de Texas ayudó a King a superar una año especialmente largo y difícil.

King se había casado en secreto en 2016 con Andrew Ferguson, un nombre que había conocido semanas antes, pero un año después anunció en Instagram que se habían separado. Durante este proceso estuvo en una profunda depresión, lidiando con abuso de drogas en lo que ella describió en sus redes sociales como estrés postraumático.

“Realmente estaba tocando fondo y estaba hecha un desastre”, dijo King. “Estaba triste todo el tiempo”.

Entonces sus compañeros de Brethen llegaron para ayudarla. El guitarrista Cameron Neal y el bajista Paul DeVincenzo empezaron a ir a su casa en Los Angeles para componer por días.

“Sabíamos que componer le estaba ayudando a sentirse mejor”, dijo Neal. “Si quería quedarse en casa 10 horas al día y escribir lo hacíamos, rodeados por bolas de discoteca y cobijas afelpadas. Siempre hemos vimos lo mejor de Elle cuando tomaba la guitarra y tocaba música”.

El resultado final en el álbum, que será lanzado el viernes, son canciones como “Good Thing Gone", una montaña rusa de sentimientos al estilo de los cantantes clásicos de Motown. King, canta, llora, se regodea y susurra lo que siente en letras que dicen frases como "nunca tuve fe, porque siempre supe que te ibas a desenamorar de mí”.

“Cada canción era quitar una capa más de esta tristeza y esta oscuridad”, dijo King. “Todos quedamos muy unidos y ligados por esta experiencia”.

Se reunió con la banda en un establo de Denton, Texas convertido en estudio para hacer sus grabaciones, algunas de las cuales tuvo que hacer en una sola toma porque comenzaba a llorar.

"Recuerdo llorar y decir ‘chica, tienes que salir de esta, tienes que salir de esta, usa tu dolor’”, dijo King.

Pero King logra mantener el buen ánimo en la mayoría del disco. Bromea sobre cierto acto sexual en "It Girl", denuncia a un ex que la engañó al admitir su propia infidelidad en "Man's Man" y da su propia versión de la típica canción de country-blues para llorar con una cerveza en la mano en "Sober" cuando promete "voy a arreglar todo cuando esté sobria”.

El álbum termina con una canción de redención para King titulada "Little Bit of Lovin'". La pieza con guitarras rockeras incluye a King cantando con gruñidos una voz ronca respaldada por un coro armónico. Originalmente había escrito la letra para decir: “No queda más amor en mi corazón”, pero después le pareció que esto no era lo correcto. Lo cambió a “todavía tengo un poco de amor en mí”. A la mitad de la canción dice un poderoso sermón de amor, fortaleza y esperanza.

“Era como que mi espíritu me estuviera cantando y diciendo ‘¡Ey, ánimo chica! Esto es tuyo y puedes hacerlo’”, dijo.

King tiene la reputación de ser una mujer de carácter, dura, una rockera de la vieja escuela. Pero admitió que está a la expectativa por cantar sus nuevas composiciones en vivo, especialmente ahora que no tiene muletas con las cuales apoyarse como el alcohol.

“Ya no me quiero ocultar más”, dijo King. “Me pone los nervios de punta subir al escenario porque cuando estás borracho dices ‘¡no me importa, esto es genial!’”.

En especial espera que la gente que ha estado tan sola y tan triste como ella escuche su música y encuentre una luz al final del túnel, incluso si ese mensaje de amor propio no suena muy intenso.

“Hay gente ahí fuera que no sabe cómo amarse a sí misma”, dijo King. “No me importa si la gente dice que eso no es rock 'n' roll o lo que sea. Yo soy tan rock 'n' roll como el demonio. Pasé por todo esto y estaba muy mal y sobreviví bien y mejor, mucho mejor”.

_____

https://www.elleking.com

_____

Kristin M. Hall está en Twitter como Twitter.com/kmhall

Comments