Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
lunes, 18 marzo, 2019
Opiniones

Cuba, ante el referéndum

El próximo domingo 24 de febrero los ciudadanos cubanos residentes en la isla se enfrentan a la decisión de ratificar o no, la aprobación del parlamento unicameral y unicolor, de la nueva constitución redactada por los comunistas. Considerada como más avanzada en algunos aspectos que la anterior (1976), mantiene vigentes los artículos pétreos, que impiden el desarrollo del país. Los más irritantes para la población son los que imponen al partido comunista, al socialismo irrevocable, la falta de libertad sindical, o el servicio militar a los adolescentes, por saecula saeculorum.

En palabras del académico oficialista Esteban Morales la consulta está mal organizada y permite, con un rechazo de la mitad más uno de los votantes, dejar a la nueva constitución en la orilla. En su opinión, la cúpula dirigente vive en una cápsula, y eso le impide comprender qué sucede en la calle. Puso de ejemplo, el rechazo a la Ley 349, de censura contra los artistas, la huelga de los taxistas, que paralizaron La Habana y otras provincias, o la ausencia de harina de trigo para elaborar pan u otros productos alimenticios, en el mes de diciembre, en todo el país. En especial, en las provincias orientales. Morales es parte de una oposición catalogada como de extrema izquierda y se enfrenta al gobierno, desde la ortodoxia comunista. En ella sindican entre otros el diplomático y académico Carlos Alzugaray, y el cantante Silvio Rodríguez.

Quizás para apuntalar el desafío, el gobierno ya lanzó una agresiva campaña de comunicación para apoyar el sí. El publicista Arsenio Castillo indicó que el aparato de propaganda del gobierno intenta saturar con el mensaje a todos los públicos, provocar rechazo y desánimo a los que se puedan oponer de forma directa.

El primero en usar la televisión a favor del voto oficial fue el periodista Milton Díaz Canter, quien en el Canal Deportivo afirmó que el pueblo aprobaría el referéndum. Por su parte, los funcionarios, comenzando por el presidente de los consejos de estado y ministro a través de su cuenta Twitter acuñaron el #Yovotosí, seguido de inmediato por sus ministros. Pero ese esfuerzo, tiene un bajo impacto en la sociedad, por la baja conectividad de Internet en la isla. Para salvar esta distancia, entre otras triquiñuelas, el gobierno arremetió contra los adolescentes en los preuniversitarios y recibirán la asignatura Formación Ciudadana para la Defensa, con el objetivo de presionarlos al Sí. Estas acciones del gobierno son violatorias de la Ley. En Cuba, están prohibidas las campañas políticas.

La batalla electoral se vuelve asimétrica, cuando el monopolio telefónico Etecsa, bloquea en los SMS, la frase #Yovotono.

Sin embargo, un silencioso rechazo al referéndum parece aglutinarse de manera clara, entre religiosos, pequeños empresarios, jóvenes y opositores de distinta laya. La pléyade de sindicatos, gremio de periodistas, organizaciones juveniles, etnoculturales, femeninas y LGBTI, independientes al gobierno hacen el llamado #yovotono. Excepción del grupo Cuba Decide, de Rosa María Payá, residente en Miami, y llama a no votar, con su mensaje # Yonovoto.

Los primeros en dar el aldabonazo al voto negativo fueron los activistas pro derechos humanos, reunidos alrededor de la plataforma Candidatos por el Cambio. Luego se sumaron la mayoría de las nominaciones religiosas, por su rechazo al matrimonio entre homosexuales. Le siguieron artistas independientes y pequeños empresarios. La fuerza de su planteamiento lo llevó a hacer campaña indirecta en contra del proyecto de constitución, a favor del matrimonio entre heterosexuales, la libertad de expresión artística y las posibilidades de desarrollar el país, a partir de las iniciativas económicas individuales. Sin embargo, la sociedad civil, no ha contado con el apoyo de las dos agrupaciones de abogados independientes, más importantes del país. La Corriente Agramontista y la Asociacion Jurídica Cubana. Para ambos colectivos, oponerse, no tiene sentido.

La gran duda a nivel social, en la isla, el exilio, los observadores del proceso, diplomáticos y académicos es si el gobierno está en capacidad de violentar la voluntad ciudadana, si perdiera el voto popular. En el anterior proceso electoral, el gobierno resolvió el tema de las candidaturas independientes, arrestando o secuestrando a los candidatos. Pero ahora se trata de otra cosa.

Por lo pronto, si la ciudadanía no refrenda lo acordado por el parlamento, no está previsto el próximo paso.

En la oposición democrática gana consenso la tesis de la observación electoral para evitar el fraude. Al oriente del país, en Santiago de Cuba, el líder opositor Marcos Díaz Goicoechea, señaló: “El gobierno detuvo a los candidatos independientes durante las elecciones del 2017. No los dejó presentarse, arrestándolos, secuestrándolos e impidiéndoles salir de sus casas. Eso indica, que no tiene una maquinaria para cometer un fraude masivo, si llegara a perder las elecciones. Por eso en la oposición, le damos cada vez mayor importancia a la observación electoral. Hoy, ya tenemos preparados en Oriente cerca de setenta observadores electorales. Estas mujeres y hombres, jóvenes y viejos, negros y blancos, apoyaremos la realización del referéndum y defenderemos el voto ciudadano. Si es necesario, denunciando las irregularidades que se presenten”.

Aleaga Pesant es un periodista disidente cubano, para comunicarse con el columnista: [email protected]

Comments