Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
miércoles, 17 octubre, 2018
COLUMNAS

Viajar con niños, todo un reto

Es verano y no hay clases así que es el momento ideal para viajar con nuestros niños para que se diviertan y no se vea afectada su rutina escolar. A mi familia y a mí nos encanta viajar. Esa es una de las cosas que desde el primer momento me di cuenta de que tenía en común con mi esposo. Cuando nos conocimos, ya cada uno tenía el pasaporte lleno de sellos debido a los varios destinos que habíamos visitado. Luego, como pareja, seguimos recorriendo mundo.

De hecho, una semana después de enterarnos que seríamos padres nos fuimos a Europa. Ya teníamos el viaje planeado con varios meses de antelación y no pensábamos cancelarlo por estar esperando un bebé. Sabíamos de muchas parejas que se dan una escapada especial para disfrutar solos antes de recibir a su bebé en lo que se ha hecho popular como la llamada "luna de miel de bebé" o babymoon en inglés.

En nuestro caso esa era la clave, aclaro que no nos enteramos de que serían trillizos hasta que no regresamos del viaje. Así que le preguntamos al médico si podíamos hacer un viaje de larga distancia y como solo tenía pocas semanas y pensaba que era solo un pequeño nos respondió que estaba bien. Pasé todo el viaje cansada y con falta de aire sin entender por qué. Lejos estaba de imaginar el triple motivo de mi cansancio. Sin embargo, los trillizos no nos detuvieron en nuestras andadas hasta ese momento y guardo gratos recuerdos de ese viaje. Pero cuando nos enteramos de que serían tres bebés tuvimos que recapacitar para ver cómo podríamos mantener nuestro ritmo.

Nuestro primer viaje como familia numerosa fue cuando los niños tenían seis meses cuando fuimos a una boda en Charleston, Carolina del Sur. Los trillizos nacieron prematuramente a las 32 semanas así que eran muy pequeñitos para su edad. Pero manejamos siete horas desde Tampa hasta Charleston y solo nos detuvimos 15 minutos para cambiarlos… y ni se enteraron. (Tal vez heredaron el espíritu aventurero de los padres). Aprendimos que todos los niños son distintos, pero cuando están chiquititos es más fácil viajar porque se pasan el viaje tomando leche, comiendo y durmiendo.

Antes de que cumplieran un año los pusimos en un avión y los llevamos a Nueva York. Un mes después les sacamos el pasaporte y pasaron unas vacaciones en Aruba y hasta ya tomaron un crucero por el Caribe, cuando aprendieron a caminar.

Así que no te sientas intimidada de viajar con pequeños porque es complicado, pero no es imposible, y hasta puede ser muy divertido. El secreto está en ser flexibles en la vida diaria para que sean niños más adaptables, pero al mismo tiempo respetar hasta cierto punto las rutinas y los horarios que les tengas establecidos. Ir a lugares que sean de su interés acorde con su edad o ir a reunirte con familiares o amigos cercanos porque tendrás muchas manos extras para ayudar y mucho amor y atención para repartirles.

Espero que mis consejos te hayan ayudado.

Recuerda si tienes preguntas puedes encontrarme en la página de Facebook ABCDE Rose Family o en Instragram como Lizzevora. Aquí les iré respondiendo poco a poco.

 

Comments