Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
lunes, 21 enero, 2019
NOTICIAS LOCALES

La Declaración de Independencia es más, mucho más, que un simple papel

Con el sabor del pastel de manzana y helado, la música de bandas que marchan y discursos patrióticos; el resonar con esplendor de fuegos artificiales y si, con la ventaja de un día sin trabajo y ventas espectaculares, el pueblo de Estados Unidos y todos los amantes de la libertad en el mundo celebramos todos los años el nacimiento de una nación; "la tierra del hombre libre y el hogar de los bravos".

Fue el 18 de abril de 1775, cuando Paul Revere llegó a Lexinton para advertir a Sam Adams y John Hancock que "vienen los británicos". El próximo día unos 70 miembros de la milicia de Massachusetts se enfrentaron a los guardias de avanzada ingleses y un disparo de alguien que no recibió la orden; "el disparo que se resonó en todo el mundo", comenzó la Revolución Americana. Desde entonces, la historia muestra cómo los voluntarios de las colonias se movilizaron como soldados en el Ejército Continental bajo el mando de George Washington.

Después de un año de combates, el Congreso Continental reunido en Filadelfia recibe una resolución formal pidiendo que América se declare independiente de Inglaterra. El 11 de junio de 1776, el Congreso nombra un comité para preparar la Declaración de Independencia, lo que Thomas Jefferson, seleccionado para prepararla, finaliza rápidamente. El próximo día, la Declaración de Independencia redactada por Jefferson, con algunos cambios menores de John Adams y Benjamín Franklin, está lista para ser presentada ante el Congreso y el 4 de Julio de 1776, el Congreso que representa las delegaciones de las trece colonias vota en respaldo de la Declaración de Jefferson que declara: "en nombre y con la autoridad de los buenos residentes de estas colonias, solemnemente publicamos y declaramos que estas Colonias Unidas son, y de hecho tienen derecho a ser Estados Libres e Independientes".

En ese día, los 55 miembros del Congreso dicen al mundo que ha nacido una nueva nación, donde "todos los hombres son creados en igualdad de condición" y que estos "han recibido de su Creador ciertos derechos indelebles; a la Vida, a la Libertad y a la búsqueda de la Satisfacción Personal". Uno de los más poderosos conceptos de la Declaración es que "el Gobierno está constituido por hombres, que encuentran su poder por el consentimiento de los gobernados".

Ese 4 de Julio de 1776, cuando Jefferson anuncia al público reunido en Filadelfia que "tenemos una República, si la podemos mantener". Fue el comienzo del sueño americano que se ha convertido en el esbozo del concepto de libertad y democracia.

La Declaración de Independencia aprobada ese 4 de julio, es más, mucho más que un simple papel. Es el símbolo del espíritu de nuestra nación y el compromiso a las ideas y principios planteados. Los firmantes de la Declaración de Independencia querían que los habitantes de Estados Unidos pudieran documentar lo que es importante para nuestros ciudadanos y dirigentes. Querían que pudiéramos volver la vista a la Declaración de Independencia y pensar inmediatamente sobre los fines a los que nos debemos y a los que han combatido arduamente para lograr que esas ideas sean posibles.

Con palabras sencillas la Declaración de Independencia no solo señala los derechos, sino también las responsabilidades del pueblo. "Cuando una forma de gobierno destruye esos fines (vida, libertad y la búsqueda de la satisfacción), el pueblo tiene el derecho de alterar o eliminarlo e instituir un nuevo gobierno".

Aquellos que firmaron la Declaración de Independencia, arriesgaron el ser ejecutados por traición a Gran Bretaña. Arriesgaron sus fortunas, sus familias y sus futuros. Tuvieron el valor moral de decir que desde entonces, el mundo sería distinto porque había bases morales para marcar un nuevo rumbo.

Hoy, casi 250 años después, aquellas palabras de la Declaración de Independencia aprobada el 4 de Julio en Filadelfia, resuenan en el mundo como el símbolo real de la libertad, inspirando a hombres y mujeres a luchar por alcanzar los principios de ese documento. El sueño de Jefferson y sus compañeros en el Congreso se ha convertido en el sueño del mundo y una meta para alcanzar.

La celebración del 4 de Julio también incluye la gratitud de la nación a esos que –día a día-, ponen sus vidas en peligro para protegernos y asegurar que los ideales planteados en esa Declaración de Independencia estén siempre seguros. Si el mundo hoy mira a Estados Unidos como un Faro de Democracia, es porque esos hombres y mujeres llevan grabadas en su corazón las palabras de Jefferson.

Si hoy esa libertad brilla un poco más es por los principios detallados en ese documento. Es por eso, que disfrutamos de los desfiles, las bandas, las exhibiciones de fuegos artificiales, los discursos patrióticos, los perros calientes, el pastel de manzana y el helado.

Especial razón tienen los ciudadanos de Estados Unidos para sentirse orgullosos en este día. Especial razón para mostrar su orgullo por la bandera.

 

 

Comments