Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
lunes, 21 enero, 2019
Opiniones

Entre espías, periodistasy constituyente

LA HABANA - Cerrada las cortinas imaginarias del Mundial de Fútbol, La Habana vuelve a su realidad. Tres elementos, como en la ruleta rusa, disparan a la sien del hombre común. La instalación de una nueva constitución, la reunión de los periodistas oficiales en medio de la represión contra los freelancer, y el escándalo en Miami de que un alto cargo del exilio opositor pueda ser… oficial de la policía política. En medio, la información del gobierno estadounidense sobre la reducción de inmigrantes ilegales y la negativa a dar las 20 mil visas acordadas en 1994.

La primera bala de la ruleta cubana es la nueva constitución que plebiscitará para finales de año. En la nueva carta magna es probable, como hasta ahora, que el Estado depredador se mantenga bajo la vigilancia comunista. Una diferencia al modelo productivo del Estado moderno, al que aspira la población, si le dejaran hablar libremente, y que garantice las cuatro modernizaciones pendientes en la isla: El derecho, la economía, la política y la sociedad.

La nueva constitución, nace con el mantra de los apellidos Castro Ruz, un hándicap para los optimistas. Observadores señalan que "los constituyentes", no poseen calificación para la responsabilidad, y fueron escogidos a dedo para garantizar sus límites como el Artículo 3, que petrifica el "irreversible socialismo" y el 5, que habla de la supremacía de los comunistas sobre los demás miembros de la sociedad.

Esta nueva Constitución nacerá sin Constituyente, como la de 1976, por lo que se considerará como otra obra del laboratorio comunista. Interesante la búsqueda de legitimidad del gobierno para este ejercicio público, al asumir que el nuevo documento, en el marco del rescate del edificio del Capitolio para la Asamblea Nacional, será heredero de la Constitución de 1940.

Periodistas

En los últimos dos meses más de veinte periodistas fueron arrestados de manera arbitraria, y decomisados sus medios. Este humilde escribano vio invadido su hogar por agentes de la represiva e interrogado entre los días 21 y 22 de junio pasados. Tales actos hacen pensar en un relanzamiento de la primavera negra, considerados exagerados por algunos, por existir un escenario interno con reajuste de fuerzas entre las élites del poder.

La represión coincide con la reunión nacional de los periodistas oficiales, presidida por el primer mandatario, Díaz-Canel. El concilio, según testigos, se convirtió en batalla ideológica entre liberales y conservadores comunistas. Y si los conservadores, liderados por Joel Suárez, el ideólogo del partido, retomaban citas del fallecido dictador, e ideologizaban el debate, los liberales encabezados por Raúl Garcés, decano de la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Habana, encauzaban la discusión hacia temas más pragmáticos como la necesidad de medios para el trabajo, la mejor conexión a la internet, el fin del secretismo estatal para poder informar a la población, o el candente tema del salario de los profesionales del gremio (50 dólares al mes). Por lo pronto, y en la nueva directiva, tienen una fuerte presencia los liberales, inclu ido su flamante presidente.

Espías

Estalló un escándalo en Miami, destapado por la presencia de Juan Antonio Blanco en las Brigadas de Respuesta Rápida que golpearon a disidentes en la década del 90. El historial del ejecutivo de la Fundación Nacional Cubano Americana, y presidente de la Fundación Cubana de Derechos Humanos (FHRC, en inglés) dan para interpretar que el hombre cumple órdenes de la Inteligencia comunista. Famoso en las últimas semanas por denunciar la presencia de dos represores del gobierno en Estados Unidos, Blanco ubicado ahora en el grupo más radical del exilio político, tuvo larga carrera en la inteligencia castrista, y posteriormente en la creación de la Fundación Félix Varela, una ONG pantalla de la seguridad del Estado, que ahora se dedica al tema medioambiental. También fue del grupo negociador del gobierno, hasta el derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate, momento en que emigra a Canadá y se convierte en activista anticastrista, y enemigo de Jorge Mas Canosa a quien llamó payaso en una oportunidad. Hoy es clave en las políticas del exilio político.

Para la oposición insular la evolución de Blanco, "recuerda la forma como el gobierno siembra sus agentes de influencia. Así hizo con la Red Avispa, involucrada en el derribo de los aviones de Hermanos al Rescate en 1996". Dice Gonzales Febles, director del semanario independiente Primavera Digital. "El destape de Blanco nos recuerda cómo funciona la policía de seguridad del estado. Introducen agentes que, con agendas ultra radicales, destruyen los nexos entre la oposición y la sociedad".

La fuente del destape es el libro Talking About Revolution, de la líder socialista norteamericana Medea Benjamín, por lo que otros piensan que sea una maniobra del gobierno cubano.

 

Julio Aleaga Pesant es un periodista disidente cubano, para cominicarse con el columnista: [email protected]

Comments