Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
lunes, 16 septiembre, 2019
COLUMNAS

El Karma en la vida real

Amados Hermanos de Luz:

Me escribe Magdalena Sarmiento, desde la gran Colombia.

Su carta dice así:

“He encontrado su maravillosa columna en las redes y le consulto en ralación al Karma, de lo cual mucho se dice. ¿Yo por qué tengo tantos episodios negativos? Dígame: ¿Qué es Karma?”

Saludos cordiales querida Magdalena. Con mucho gusto compartiré lo que he aprendido en lecturas y a través de vivencias.

Es muy trillado esto del Karma, especialmente cuando solo nos ocurre algo negativo, tomándolo como una venganza de vida o ¿de qué? Pero en realidad esta no es la verdadera concepción exacta.

La palabra Karma viene del sánscrito, se entiende en su idea general como una fuerza invisible y trascendente que se conforma con las acciones que realiza una persona. Se origina una fuerza de consecuencias. Dicha fuerza da origen a una cadena de sucesos y representa fundamentalmente, ‘la ley de causa y efecto’.

Somos libres y siempre podemos elegir cómo actuar. Pero de esa elección va depender lo que le ocurra en su efecto. Somos responsables de nuestras acciones. No existe la buena o mala suerte. Producimos las consecuencias de las acciones como responsables directos.

* La relación con los demás y el karma

Es muy importante para entender aspectos de la ley del karma, cómo fluye la relación con los demás. Cada persona que llega a nuestras vidas no lo es por casualidad.

Ciertamente me gusta leer muchisimo sobre este tema cotidiano. Por ello quiero compartir algunas ideas para motivarles a la búsqueda sobre esta real causa y efecto, que no es un decir.

Comencemos con una de esas bellas frases para entender el karma que nos remiten a su significado esencial. Esta frase es de Edwin Hubbel Chapiny y dice: “Cada acción de nuestras vidas toca alguna cuerda que vibrará en la eternidad”. Con esto quiere decir que no hay acción, por pequeña que sea, que no tenga un efecto en el tiempo.

* Palabra karma iluminada:

Esta otra frase de Eckhart Tolle, que nos llama a entender una verdad que a veces se nos escapa: vivimos exactamente lo que debemos vivir. La frase dice: “La vida te dará cada experiencia que sea más útil para la evolución de tu conciencia”. ¿Cómo sabrás que es la experiencia que necesitas? Muy sencillo: “Es la experiencia que estás teniendo en estos momentos”.

Robert Louis Stevenson ofrece maravillosas enseñanzas al respecto. Y dice así: “No juzgues cada día por la cosecha que recoges, sino por las semillas que plantas”. En esta afirmación se ve también uno de los aspectos esenciales del karma: se recoge aquello que se siembra.

Otro autor, Wayne Dyer, afirma: “La forma en la que te trata la gente es su karma; cómo les tratas tú, es el tuyo”. Esto nos invita a centrarnos en nuestra forma de actuar y no en la de los otros.

El maestro budista Ma Jaya Sati Bhagavati. nos enseña una tabla que es ley en la práctica: “Cuando plantas una semilla de amor, eres tú quien florece”. Esta es una manera de decir que nos engrandece mucho más el dar que el recibir.

* El karma y la conciencia

Vera Nazarian dice lo siguiente: “El karma no es un motor inviolable del castigo cósmico. Más bien, es una secuencia neutral de actos, resultados y consecuencias”.

*Consecuencias positivas o negativas.

Deepak Chopra escribió que “el karma, cuando se entiende correctamente, es solo la mecánica a través de la cual se manifiesta la conciencia”. Así se deja claro que es el propio ser humano quien se encarga de generar acciones de castigo para sí mismo. Si se actúa de manera incorrecta, no se puede esperar que de ello se derive una dinámica de vida positiva. Un mal lleva a otro mal, así como un bien lleva a otro.

Tu eres quien determinas tu karma.

Eso de quejarse de manera negativa del Karma se puede entender y sacar conclusiones sobre tu propia conducta.

Desde niña me identifiqué con “el dar más que recibir”. Así busco cada día un lugar para sembrar y una semilla. Con eso me basta.

Bendiciones.

Comments