Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
mi�rcoles, 19 junio, 2019
NOTICIAS LOCALES

FICS, una puerta de esperanza para la comunidad

TAMPA -- Historias como la de Mariam, una niña cubana que vino a Estados Unidos con su madre desde Nicaragua, y quien caminaba diariamente varias millas de la mano de su mamá para llegar al Centro Multicultural Familiar, del Instituto de Estudios Comunitarios de la Florida (FICS, por sus siglas en inglés), conforman el día a día de Alayne Unterberger, directora del Centro.

Por niñas como Mariam, quien aprendió inglés en FICS es que Unterberger se motiva a seguir adelante.

La directora cuenta con miembros que se dedican en cuerpo y alma a ayudar a las comunidades más necesitadas y recientemente celebraron un logro más.

El viernes 4 de noviembre se abrió un nuevo espacio en el parque de recreación Morgan Woods, en 7001 Armand Dr., en Tampa donde sesionará una sede para trabajar con estas comunidades.

“Este parque estuvo cerrado por nueve años. Finalmente, hoy podemos decir que contamos con este espacio, el cual teníamos previsto para hacer actividades con los niños. Sin embargo, hablando con los padres entendimos que ellos también necesitan ayuda, los padres quieren estar mejor, de salud, de ánimo, financieramente”, dijo Unterberger a CENTRO Tampa.

Desde 2002 el Centro Multicultural Familiar del FICS tiene su sede en el 6704 de Hanley Road, cuenta con 302 familias y ya han conseguido en estos años más de $1.6 millones en becas, contratos y donativos para trabajar con los niños, según su sitio web

“Esta vez quisimos traer programas de música y yoga, para que ellos se inscriban y ayudarlos a que se sientan mejor. Incluimos a niños y adultos para ayudar en la comunicación madre e hijo y creo que funcionó porque los padres estaban muy agradecidos”, comentó la directora del FICS.

La libertad de un parque natural, la diversión de poder tocar tambores fingiendo ser profesionales y el intento de otros por lograr la concentración en una sesión de yoga, convirtieron esa tarde de puertas abiertas en un momento divertido, de intercambio y placer entre miembros de la comunidad y quienes dirigen y ayudan en el programa.

“Pensamos que la cultura es una vía de comunicación entre padres y niños, ellos agradecen mucho este tipo de artes. Hoy tratamos de hacer música con los tambores y los niños y a la vez tratamos de hacer yoga, aunque fue un intento bastante difícil”, confesó Unterberger entre risas.

El Instituto FICS no es una organización de servicios sociales, pero sí provee servicios como entrenamiento y educación a las comunidades. Ofrecen programas sobre salud, educación, inglés como Segunda Lengua (ESL) y de educación secundaria (GED) y alfabetismo. También tienen programas académicos (después de la escuela) y artes culturales que ya poseen listas de esperas, según contó su directora.

“A partir de enero el trabajo aquí será más fuerte, queremos dar clases de inglés, de yoga y de nutrición. Trajimos a esta actividad proyecto piloto que consiste en unas cajitas donde ellos pueden cultivar comida sana, orgánica porque no tienen dinero para eso, pero ahora con nuestra ayuda pueden cultivarlo”, dijo Unterberger.

La diversión y el aprendizaje en la tarde del viernes contaron con un invitado especial que quedó comprometido a seguir encargándose en las próximas semanas. Luis O. López conocido como ‘Mister Bongos’, DJ y profesor de yoga.

“Hoy vine a poner la música y a enseñar a niños y adultos a hacer yoga y explicarles el beneficio de salud que te brinda coger un minuto para ti nada más. Cómo hacer la respiración, relajar la mente y mover el cuerpo es muy importante para todos, ellos se sienten mejor y cuando ves que algo te hace mejor pues quieres eso para ti,” dijo López.

La comunidad hispana representa un 88% de los beneficiados por FICS, aunque también trabajan con otras comunidades. Por eso López, que es hijo de cubanos, se siente muy identificado con ellos.

“Me encanta trabajar con la organización y quiero hacer una clase semanal con ellos, hay muchas cosas que podemos hacer juntos, este es solo el principio”, dijo.

Hay otros que, aunque ya no pertenecen formalmente a FICS, no pueden resistirse a la voluntad de ayudar y siempre vuelven a brindar su apoyo desinteresado.

“Este es un proyecto muy necesario, es una causa muy buena. Los ayudamos a los niños a integrarse a la sociedad, les enseñamos cómo tomar el mejor camino para mantener su cultura”, dijo Domingo Noriega, ingeniero cubano lleva mucho tiempo como voluntario y perteneció a la junta directiva de FICS por muchos años.

“Yo vine de cuba hace 35 años, conocí a Alayne en la universidad y me invitó a participar de la organización. Durante seis años ayudé a asegurarnos que todos los programas sean realizables, factibles y a revisar los gastos, organizar eventos”, dijo Noriega. “Aunque tuve que dedicar más tiempo al trabajo, no puedo despegarme de ellos así que cada vez que puedo vengo a ayudar”.

Para conocer más acerca de este centro, visite www.ficsinc.org

Comments