Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
miércoles, 18 octubre, 2017
NOTICIAS LOCALES

'El mundo encantado de Urbano Astuyauri'

ST. PETERSBURG--Las obras del artista peruano Urbano Astuyauri son como su nombre, particulares y únicas.
En días pasados, el artista llegó de Lima al área de la Bahía de Tampa para inaugurar El mundo encantado de Urbano Astuyauri, una exhibición que se podrá apreciar hasta el 24 de marzo en la Galería Feathered Serpent, en St. Petersburg.
La exhibición de Astuyauri fue posible gracias a una invitación de la dueña de la galería, Linda Friedman Ramírez, y la logística del cónsul honorario del Perú en Tampa, Juan Carlos Ibarra.
“Me encanta el trabajo de Urbano. Al escuchar las historias de su infancia y al ver sus pinturas, éstas toman otras dimensiones y tienen un brillo especial”, dijo Friedman Ramírez.
Para la galerista, la composición y los colores de las obras de Astuyauri son impresionantes y la imaginación de sus cuadros no tiene fin.
El artista peruano se inspira en sus sentimientos más primarios.
“Muchas veces uno se pregunta: '¿Qué voy a pintar?' Y busco en mi memoria los recuerdos más bonitos y maravillosos de la vida”, dijo Astuyauri. “Cada vez que quiero pintar, cierro los ojos e imagino mi infancia”.
Astuyauri, de 62 años, recordó que esos momentos bellos los vivió en un pequeño pueblo ubicado en los Andes peruanos.
“Era un pueblo lleno de colores y fantasías. Era feliz. Ahora, de adulto y profesional, como pintor he encontrado que ahí está mi camino, mi meta”, afirmó.
El artista es de la región de Huarochirí, al centro de Perú. Explicó que Huarochirí es un término quechua que significa 'la tierra del frío', su infancia la vivió en un pequeño pueblo al margen del Río Rímac.
“En esa área hay como 50 pueblos que tienen un promedio de 100 u 80 habitantes. Donde yo nací se llama Parac que significa 'un lugar donde nace la lluvia'”, contó el artista.
Recuerda que iba a la escuela y luego, como todo niño, inventaba juegos, caminaba por los cerros y los ríos de Huarochirí, donde los pobladores se dedicaban al cultivo de productos para comercializarlos con Lima, que estaba a unas seis horas de distancia.
Cuando Astuyauri terminó la secundaria viajó a Lima a estudiar “todas las técnicas de las academias occidentales pasando por la griega, el renacimiento, el impresionismo, el arte moderno”.
El artista egresado de la Escuela Nacional de Bellas Artes de Perú en 1988 obtuvo el primer premio de su promoción.
Astuyauri no habla de sus logros pero, entre otros, ha expuesto en Europa en varias ocasiones, fue seleccionado para la Bienal de Arte de Buenos Aires y en Estados Unidos ha participado en exhibiciones colectivas en Miami y Nueva York.
Sus obras llaman la atención por los colores y los motivos mágicos que pinta.
“Mira, son personajes que veía en el pueblo. Por ejemplo, hay un personaje que podía cambiar el destino de los hombres y recuerdo que un día llegó a mi casa. Otro fue el vendedor de pájaros, eran cosas fantásticas para un niño. También los parajes como a laguna encantada cerca de mi pueblo, decían que de ella salía un jinete… O el toro que duerme en las entrañas de la tierra y que cuando hay luna llena sale a darse un paseo por el campo”, esas son parte de las historias que el artista recuerda con ternura y lo inspiran.
Su apellido también tiene un significado
“Astuyauri es quichua y aimara, es la unión de los dos dialectos. Astu es el portador del Yauri, yauri era el cetro. O sea, que era como la autoridad o el que señalaba el camino”, explicó.
“Es una cosa bien mágica y he tratado de buscar los orígenes de mi apellido y se pierde en la mitología y la fantasía”, agregó.
Contó que hoy día, aunque vive en Lima, a sus hijas, de 13 y 2 años, les cuenta esas leyendas que le contaron de niño y siente que las disfrutan como él las disfrutaba.
“Espero que les sirvan mucho en su vida para que les den la posibilidad de ser creativas”, afirmó el artista.
-------
Para comunicarse con nuestra reportera: mwarren@centrotampa.com o 813-259-8037
Comments