Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
miércoles, 22 noviembre, 2017
Béisbol

José Fernández: El desconsuelo que se cierne sobre los Marlins

ST. PETERSBURG -- Los lanzadores y los receptores de los Marlins de la Florida comenzaron su entrenamiento de primavera en Júpiter.

Habrá un lanzador que se extrañará.

La extraordinaria estrella de José Fernández, su pasión, no estará allí.

Murió en un embarcadero en la playa de Miami en septiembre pasado, junto con otros dos hombres en un accidente náutico al chocar la lancha en la que viajaban contra un rompeolas.

La historia no ha desaparecido. Se cierne sobre los Marlins y el béisbol e innumerables vidas. Se ha complicado. Podría manchar un legado.

Fue una tragedia. Luego se reportó que el informe toxicológico encontró que Fernández tenía alcohol y cocaína en su sistema en el momento de su muerte. Ahora está la demanda presentada la semana pasada contra el patrimonio de Fernández por las familias de los otros dos hombres que murieron. El informe sobre homicidios aún está por publicarse.

Y en cualquier día, la novia de Fernández, María Arias, dará a luz a su bebe, una niña. TMZ lo está siguiendo todo.

Hay tantas historias aquí, y hay angustia en cada una de ellas.

El abogado de Tampa, Ralph Fernández, quien representa al patrimonio de Fernández y quien fue amigo de José Fernández, dijo que sigue confiado en que el informe de homicidio demostrará que José Fernández no estaba manejando el barco esa noche. Y que la hija de José heredará la mayor parte de su patrimonio, que se estima entre 2 y 3 millones de dólares.

Ralph Fernández mencionó a la madre de José, Maritza Gómez Fernández.

Ralph Fernández dijo que Maritza le informa todos los días y que envía fotos de su teléfono.

“Ella va casi todos los días hasta las rocas”, dijo Ralph Fernández. “Me envía mensajes desde el embarcadero”.

Refiriéndose al lugar donde la embarcación se estrelló. Donde su “Delfy” murió - Delfy por Delfin, el segundo nombre de José.

“Me envía fotos cuando está lloviendo, cuando las rocas están resbaladizas, cuando la marea está alta’, dijo Ralph Fernández. “Ella va a las rocas, estoy preocupado por su seguridad, la madre de José Fernández sale al embarcadero, siente alguna conexión con el lugar donde su hijo murió y me pregunta: ‘¿cómo crees que fue el final?’”.

Una de las fotos del embarcadero le fue enviada la mañana de Navidad. El sol estaba saliendo.

Era hermoso, tranquilo y obsesionante. El sol se acercaba.

Los lanzadores y los receptores se reportaron al campo de entrenamiento Marlins esta semana.

Esta temporada, llevarán parches con el No. 16 - el número de José - en su pecho, cerca de su corazón.

La hija de José Fernández nacerá cualquier día.

Su madre sigue descubriendo su camino hacia las rocas.

Comments