Opiniones

Los artistas en deportación

Carlos Bonavides, más conocido como “Huicho Domínguez”, Maribel Fernández, la popular “Pelangocha” y Yared Licona “La Wanders Lover” fueron deportados. Nora Velásquez, la simpática “Chabelita” también siguió el mismo camino. Otros artistas hacen mención sobre el trato a que fueron expuestos durante su paso por los controles de inmigración de este país.

Suena triste y duro estas informaciones, peor aún, si se trata de gente que llenó nuestras vidas de suspenso y alegrías con cada una de sus actuaciones en la televisión internacional… Pero, ante esta información, digamos las cosas como son. Muchos tenemos gran aprecio por cada uno de estos personajes, pero las condiciones, ahora, no están dadas para hacer actuaciones memorables frente a un oficial de los controles de fronteras. Si nuestra condición de latinos nos cree permitir que somos los más listos del mundo, pues estamos muy equivocados.

Deberíamos entender, que ahora ni nunca, un “Gringo” o “Güero”, como solemos llamarlos, es menos listo que nosotros, que se hayan hecho de la vista gorda por mucho tiempo, con cada una de nuestras faltas, es otra cosa. Cuantos celebramos nuestra astucia al dejarnos pasar algunos productos comestibles prohibidos de su introducción. Cuantos no contamos anécdotas del billete que sacamos o metimos, sin la aprobación autorizada de las leyes de esta gran nación. Todo aquello, tildado como falta, ya estaba muy bien detectado, pero había un cierto grado de complicidad aduanera, la cual no se dará más.

El señor Bonavides podrá exponer en miles de formas que su objetivo jamás fue trabajar en este país sin autorización alguna, cuando las pruebas dicen todo lo contrario. Más que despotricar en contra de este gobierno, que nada tiene que hacer con su desatino, debería llamar a la razón a otros colegas para que no incumplan con estas normas que son tan validas en Estados Unidos, México u otros países en el mundo. La “viveza” o “acriollada” tendremos que suprimirlas ante las duras consecuencias de estas acciones.

Hay una moda que ha surgido recientemente con cada uno de los artistas, ávidos de publicidad y notoriedad. Los medios, en su desfachatez por seguir aportando con una desinformación, apelan a los casos más alucinantes para llevar agua hacia sus molinos. Es muy continua las quejas, de algunos personajes de la televisión, en magnificar una mirada extraña de un agente de aduanas, las preguntas a que fueron expuestos o el trato que les dieron a su llegada a algún aeropuerto en EEUU.

Un centro de control de inmigración en este país de ninguna manera es una alfombra roja de los premios lo nuestro, menos un lugar de adulación o preferencias ante sus investiduras de artistas omnipotentes como sucede en nuestros países. Para bien o para mal, aquí todos somos iguales, hay leyes que debemos respetarlas y al hacerlas correctamente, encontraremos el mismo respeto que tendríamos al reclamar.

Las cosas debemos decirlas tal cual es, no hagamos de las incorrecciones, una muestra de una ignorancia que está muy lejos de ser así. Si usted está en un proceso de naturalización, jamás se le ocurra tomarse unas cervezas y manejar, si está aplicando a una ciudadanía, nunca se le ocurra faltarle el respeto a su conyugue y si no tiene ninguna documentación valida en este país, no se le ocurra transitar por las vías de la criminalidad porque será castigado severamente.

Indudablemente que hay abusos de las autoridades también, pero si nuestras acciones están dentro de lo correcto tendremos más posibilidades de ganar, ante un reclamo formal… La decision es nuestra.

Comments