Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
lunes, 23 octubre, 2017
Alquimia Espiritual

Alquimia Espirital

¡Amados Hermanos de Luz!

Resucitamos cada día al despertar el alba. Estamos dispuestos a levantarnos para hacer nuestras tareas y continuar. El día termina y así avanzamos. Es la vida. Pero quiero detenerme en algo muy importante. En el sentido ‘vida’ que no solamente se considera en volver la vida a un muerto. (De acuerdo a las santas escrituras, Jesucristo resucitó al tercer día, después de muerto).

En el caso de nuestra existencia quiero referirme a restablecer, renovar, recomenzar, dar nuevo apoyo a alguien, a algo o a nosotros mismos.

Me ha tocado por gracia de Dios tener contacto con numerosas personas optimistas, confiables en el camino de la superación espiritual y la limpieza de alma. Pero también los casos de interrogantes de miedo, inestabilidad y desconocimiento de lo poderoso que somos. Su vacío de conocimientos espirituales se colapsan en sus búsquedas: Se preguntan ¿qué somos? ¿Vale la pena esta vida? No pueden administrar el dolor, el sufrimiento y la muerte. Tornándose, a través de sus vidas, en algo (considerado) no merecido. Y ante esa parte oscura viven, sin lograr escuchar o, simplemente, buscar ayuda. Tornándose sus vidas más en emociones tóxicas fatales.

Importante recomendación es buscar dónde poder ser acogida y escuchadas y lograr la luz liberadora que no es otra que el conocimiento atado a la dinámica de la reafirmación espiritual.

Puedo asegurar que, en lo más profundo del ser en cada corazón, existe ese espacio interior hermoso donde reside nuestra esencia.

El espíritu nos habita y es ahí donde nuestra voz interior se escucha. La voz de Dios.

No es una actitud de constante religiosidad. Pues existen personas muy religiosas, que cumplen con diezmo, ayudan aquí y allá. Faltándoles la constancia del alimento espiritual de las lecciones que tenemos que aprender, como el abecedario. Y es sentirnos bien con mostros mismos y no demostrar que somos buenos. Simplemente serlo con nuestra conexión interior.

¿Podemos ser alegres? ¡Por supuesto!

Cuando conocemos la tristeza ya inmediatamente conocemos lo que es la alegría y lucharemos por llevar ambas de la mano en un equilibrio que nos los permite el estar en constante aprendizaje de lo que es nuestras vidas.

¡Nos preocupamos mucho por un mañana! Cuestión automática valedera. Pero si has comenzado a valorar, a ubicar, a trabajar por lo que te cuesta en función de existencia, no pensarás si habrá mañana. Porque, aunque tengas todo, eso no está garantizado.

¿Para quién vivimos? Para algunos es compleja la respuesta, pues dirán: ‘yo no tengo a nadie a quien importarles’ y se oirán diferentes respuestas.

Yo respondo que vivimos en cada amanecer buscando nuestra renovación, el sentido de la vida. Si vemos a nuestro alrededor y sin buscar comparaciones podremos ver ese sentido. Desde una flor, el vuelo de una colorida ave y hasta la misma muerte.

Algunos se preguntan ¿cuál es el mejor sitio o momento para vivir? No lo podemos decidir; la vida nos va llevando y, con ella, trabajamos a la par para hacerla vida.

¿Cómo se logra la resurrección de nuestra existencia diaria? Con una total entrega de estudio de nuestra vida, ejemplo, nuestros actos. No se solicita que seamos “santos”, pero sí vivir más acorde con la sanidad espiritual, que nos salva para una sanidad mental y corporal.

Todos sabemos, de las traiciones. los egoísmos, la mentira, la ira, la adversidad, infinidades de problemas, totales frustraciones.

¿Cuál debe ser nuestra actitud? Aprender a analizar todas estas tóxicas actitudes, apartarnos de personas que, en su tiempo, por ejemplo lograrán el camino correcto, no importa que les cueste la vida, pero lejos de nosotros.

Comenzar por perdonarnos, saber pedir perdón. recuerden no todo el tiempo perdonar es reconciliación, pero sí es alivio al alma. Saber aceptar, asumir. y como eso muchos más sentimientos que están en nuestra alma.

No permitan que el tiempo en sus vidas se vea cobijado por el chisme, la crueldad, el rencor. la rabia, el ego enfermizo, la cursilería. Ah! y una actitud muy importante: Respeto. Muchas más actitudes agradables para nuestras vidas, búscalas dentro de ti. Secreto para renovarnos cada día.

Bendiciones.

Comments