Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
s�bado, 21 septiembre, 2019
COLUMNAS

Alquimia: El arte de vivir en empatía

“Mi libertad termina donde empieza la de los demás” -Jean Paul Sartre

¡Amados Hermanos de Luz!

Me escriben: Maestra Raquel, soy una persona apática, desapacible y me molesta estar rodeada de gente a la que no le encuentro nada positivo. Me siento mal porque soy un ser humano, pero no puedo evitarlo no creo en nada ni nadie. -Rosa E Boscán.

Querida Rosa: Lindo nombre. Sabes que siempre una rosa pertenece a un rosal, no importa las espinas, siempre da lo mejor de sí. Me estás comprobado que tienes una coraza, una actitud negativa como una excusa de vida. De lo contrario no me estuvieras escribiendo, lo que me comprueba que sí crees en algo o alguien. ¡Gracias por tu demostración de fe!

Debo decirte que cambiar esa actitud de rechazo hacía las personas no es fácil cuando dices yo no tengo por que estar comprendiéndole a otros sus manías y malas costumbres. No lo discuto, pero tampoco es imposible. Es cuestión de comenzar la búsqueda de tus orígenes: Quién soy, qué quiero, podré vivir siempre aislada.

Te pregunto: ¿Cuántas veces te ha tocado asumir una posición complaciente con la que no estas de acuerdo? ¿Callas? ¿Cuántas veces has aceptado algo por conveniencia?

Es importante que asumas que estamos conectados con nuestro interior, como también con nuestro exterior y en los dos tipos de conexiones la empatía juega un papel vital. No puedes vivir sin interactuar con tu entorno por cuanto todo te parece que no vale la pena.

¿Cómo te valoras?

A ver, la primera tarea es saber calzarnos nuestros zapatos y revisarnos diariamente en nuestras relaciones, familia, trabajo, amigos y pareja. Es inminente que vivimos rodeados de personas.

Ser más amplio es ubicarnos en el espacio donde nos movemos con calamidades y alegrías, en fin un compendio de cada vida. Lo que nos hace obtener un aprendizaje integral.

¡A partir de este momento comenzarás a descubrir que puedes ser empático!

Comenzarás a tener más información y la capacidad de identificarte con alguien y compartir sus sentimientos. No es difícil. Bien es cierto que el mundo moderno nos permite comunicarnos por medio de textos, esta interacción de “medios sociales” nos obstaculiza el ser empáticos, pero siempre es más fácil comunicamos cara a cara.

Esta parte de la tecnología no es lo que te hace como dices que eres: antipática. Sabes que se puede ser cordial, comprensivo, amable, comunicativo, cariñoso y así alcanzar mecanismos de empatía dando de ti esa parte humana hermosa.

¿Y qué es la empatía? Sencillo, es la capacidad para convivir, entender el estado emocional (sentimientos) y cognitivo (ideas o pensamientos de otros y de nosotros mismos. Es el entendimiento de ponernos en las circunstancias del otro).

No es una práctica sencilla, debe ser una entrega interior y es importante dejar a un lado los estereotipos o los heurísticos (indagaciones o descubrimientos) a los que nuestras mentes se acostumbran a atarse. Es un ejercicio complejo, por cuanto el mundo de otra persona o el propio lo es. Se necesita empoderarnos de nuestros recursos de atención.

Recomiendo que seamos amables, simpáticos, con personas similares que son se identifican con nosotros, y aún más con aquellas que demandan nuestra ayuda.

Entiendo y se que hay los enemigos de la empatía. No hay que olvidar que somos producto de las situaciones que nos moldean desde nuestro nacimiento. Esta indiferencia se debe a diferentes factores: egocentrismo, desconfianza, pérdida de valores, competencias, divisiones raciales, sociales y educativas, valores no conocidos. Una terrible competencia individual por llegar lo más alto posible, a cualquier precio.

Tienes que cultivarte, la falta de empatía te aleja de la vida hermosa, de los abrazos sinceros, las sonrisas y los regalos de vida. No te creas la más fuerte esto te impide entender las necesidades de otros.

No seas de los que tienen que acudir a un psicólogo porque no eres capaz de buscar dentro de ti tu templo interno. Eres humana y solo necesitas recordártelo. Bendiciones. Tu Puedes. Estoy para ayudarte.

Para escribirle a Raquel: alquimiaesp1@hotmail.com

Comments